Ahigal se viste de Mercado Medieval y Santibáñez el Bajo celebra las Fiestas del Emigrante

El cosmopolita pueblo de Ahigal, que, desde antaño, fue un centro referencial para transacciones comerciales de varias comarcas del norte cacereño, celebra este próximo fin de semana (4 y 5 de agosto) la puesta en valor, a lo grande, de su mercado tradicional, secular y dominical, que atrae todas las jornadas domingueras a cientos del paisanos de Tierras de Granadilla, Valle del Alagón, Sierra de Gata, Las Hurdes, Valle del Ambroz y hasta de comarcas limítrofes de la vecina provincia de Salamanca.

Puesto artesano en el “Domingu Gordu” de Ahigal, en una edición anterior (Foto: JOSÉ MARÍA DOMÍNGUEZ MORENO)

Voces se alzan en que se cambie ese sobado y concurrido término de “Mercado Medieval”, que, como dicen algunos, está más visto que una “katanga” (chupa-chups) en el recreo de un colegio.  Ciertos amigos “palétuh” (así se conocen cariñosamente a los vecinos de dicho pueblo y no porque sean zotes, tarugos y cenutrios, sino por otras razones históricas) y de otras áreas geográficas aconsejan denominarlo “Jornadas de Exaltación del `Mercau Paletu`”, o del Mercado Tradicional-Popular.

El caso es que los hijos de la que fuera la antigua población de Filcunea (así dicen algunos cronicones que se llamó, in illo témpore, la localidad) iniciarán con el Pregón y el Desfile de Antorchas (22,15 horas) esta manifestación dedicada al mundo de  los mercaderes.  Luego, se sentarán a contemplar a los actores del “Títereteatro”, para pasar, más tarde a presenciar el buen hacer del grupo extremeño “Cerandeo Folk”.  Incluso este año, por primera vez, se montará, bajo el titilar de las estrellas, un mercado artesanal nocturno en Ahigal.

Fabricando dulces caseros en el “Domingu Gordu” (Foto: JOSÉ MARÍA DOMÍNGUEZ MORENO)

Al día siguiente, el “Domingu Gordu”, después de “calental el tragaeru” a primeras horas de la mañana con el agurdiente y las perrunillas, se desplegarán en torno a la iglesia parroquial y la plaza mayor los puestos artesanales y de venta de los productos más granados y más enjundiosos de los septentriones cacereños, así como exposiciones varias, como la de forja del hierro, que monta en una antigua vivienda, a la que empapa de realismos férricos y mágicos, el genial artista ahigaleño Cecilio Mahillo Gómez.

Trillando en una parva improvisada, en otra pasada edición de la fiesta (Foto: JOSÉ MARÍA DOMÍNGUEZ MORENO)

“Esperamos -nos  comenta su alcalde y portavoz de la Diputación Provincial, Luis Fernando García Nicolás-  que, un año más, Ahigal esté a la altura de las circunstancias y todos los comarcanos de Tierras de Granadilla y otras demarcaciones limítrofes disfruten con los actos programados y con los buenos caldos y guisos de sus acogedores establecimientos hosteleros”.

Dramatizando una escena de pasadas épocas, también en la edición de otro año (Foto: JOSÉ MARÍA DOMÍNGUEZ MORENO)

Fiesta en honor de los emigrantes

Cartel de Fiestas (Foto: Ayuntamiento de Santibáñez el Bajo)

Los asistentes al “Domingu Gordu” de Ahigal pueden rematar la faena acudiendo al recital de canción española de la cupletista valenciana Ana Nájera Benavente, que cerrará las Fiestas del Emigrante en el cercano pueblo de Santibáñez el Bajo (a tres kilómetros escasos de Ahigal).  Fueron éstas unas fiestas que surgieron por la década de los 80 del pasado siglo, cuando las generaciones de emigrantes, los que hicieron las maletas por los años 60 y 70, aún estaban muy ligados al lugar, a sus tradiciones y todavía en edad de divertirse a tope.  De aquí que se creara una potente peña de festejos, con la que colaboraba estrechamente la asociación cultural “La Buranca”.  Años fueron aquellos en que estas fiestas, donde el propio pueblo era el artífice, el protagonista y el que sufragaba los actos programados, se convertían en el centro de toda la comarca.  Pero de aquel espíritu original y de los objetivos reseñados en los estatutos de la peña de festejos, ya desaparecida, solo quedan los posos.  Los emigrantes fueron envejeciendo y fueron sustituidos por sus hijos y nietos, pero éstos ya se movían en torno a otros centros de intereses y su forma de divertirse perdió cierta magia comunitaria, espontánea y popular.  La música enlatada se apoderó de toda clase de establecimientos y el protagonismo del pueblo se diluyó como un azucarillo en un café.

La Asociación Folklórica “Valdelagares”, de Santibáñez el Bajo, que jugó un gran papel en las Fiestas del Emigrante. En la foto, varios miembros de la asociación, con otros amigos, en Villablino (León) (Foto: F.B.G.)

Ganadores en el campeonato de pádel en las Fiestas del Emigrante, edición 2017 (Foto: Santibañeja)

El domingo, día 5 de agosto, Santibáñez dará la puntilla a unas fiestas que ya nadie las  conoce como “Fiestas del Emigrante”, sino como las “Fiestas de Agosto”.  A lo largo de la semana, ha habido campeonatos de tute, billar, futbolín, padel, balompié o natación, así como talleres para chavales y adultos y otras exposiciones de diversa índole.  Igualmente,  dos verbenas populares el viernes y el sábado, a cargo de las orquestas “Resaca” y “Sandoval”.  Posteriormente, del 7 al 11 de agosto, continuarán las exposiciones, talleres, charlas-coloquio y rutas de senderismo. El viernes, día 10, varios miembros de la asociación de mujeres “Las Candelas” escenificará en el pabellón municipal la obra de teatro “Los beneficios del teléfono”, del poeta ahigaleño Juan García García.  Al igual que el alcalde de Ahigal, el de Santibáñez, Miguel Ángel Montero Sánchez, también desea unas “sanas y divertidas fiestas a todos sus vecinos y a los que han llegado desde los más diversos puntos geográficos a pasar unos días en la localidad en este mes de agosto”.

Jugadores del equipo futbolístico más chipirifláutico que ha habido en la región extremeña, integrado por vecinos de Santibáñez el Bajo, posando para la posteridad en unas Fiestas del Emigrante (Foto: F.B.G.)

 

Publicado el 1 de agosto de 2018

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.