Tips fotográficos para el verano: el selfie

Este verano haremos muchas, muchísimas fotos. Ya sea con un pesado equipo fotográfico, con una cámara compacta o con un móvil. Paisajes, familia, la familia con paisaje, los niños, las mascotas, los abuelos y por supuesto, vosotros mismos. Por eso voy a hablaros del selfie.

¿Cómo era el mundo antes del selfie? ¿Había mundo? Pues sí. El primer autorretrato fotográfico ronda ya casi los 180 años, pero el selfie solo existe desde principios del milenio, el término apareció a la par de los móviles con cámara y las primeras redes sociales, así que es fácil deducir que la mayoría de estas autofotos tengan como fin compartirlas en la red.

Hoy voy a daros unos pocos trucos para sacarle más provecho a vuestra faceta de modelo.

Para conseguir un selfie en condiciones es imprescindible vernos como en un espejo, por aquello de buscar pose. Podemos usar una cámara con pantalla abatible o un móvil de doble lente. Como sabéis vuestros móviles tienen cámara por los dos lados y, a diferencia de la lente frontal, la que está sobre la pantalla es mucho más pequeña, como una cabeza de alfiler. Por esta razón es muy fácil que cualquier sucio o hasta una huella sea suficiente para arruinar una imagen, por eso antes de tomar una fotografía, siempre hay que limpiar la lente. Gracias a que están cubiertas por un cristal protector, podemos hacerlo con cualquier trapo o servilleta, limpio, claro está.

También es importante buscar un buen fondo, lo que se llama tiro de cámara y es que a veces nos fijamos tanto en los protagonistas que se nos olvida el entorno. Un buen fondo es aquel que muestra el lugar que estamos visitando y no una pared o el suelo de una calle (a menos que sea esa la intención).

Además, hay que tener en cuenta el ángulo de la toma, lo ideal es por encima de las cabezas para que los rostros queden más estilizados. Si la toma es de abajo hacia arriba, los protagonistas deberían mirar al frente y no a la cámara, porque la papada puede ser criminal.

Importantísimo, mucho cuidado al haceros selfies en sitios donde un resbalón puede jugaros una mala pasada, o algo peor.

Por último, hay que ofrecer siempre la mejor sonrisa, pero si eres feliz poniendo morros… adelante, que todo vale. Hasta la próxima, que ahora es cuando queda verano para fotografiar.

Lee también El Norte de Extremadura de selfie en selfie

Publicado en julio de 2018

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *