Mercado rural y homenaje a tamborileros en el pueblo de Aceituna

Después de una sustanciosa semana llena de competiciones  deportivas, de rutas ciclistas organizadas por la  asociación “Canchaleros  Bikers”, conciertos de música, concursos de pesca, teatro a cargo de las amas de casa, disco-móviles y entrega de becas  a los mejores expedientes académicos de los alumnos de Primaria, se correrá el telón de estas jornadas socioculturales el próximo y primer domingo de agosto, día 5, efemérides de San Venancio y Santa Afra.

Jornada de homenaje al tamborilero, julio 2017 (Foto: Archivos de Josafat Clemente Pérez).

La mañana de tal jornada agosteña abrirá sus puertas de par en par, a eso de las 10,00 horas, a un colorista y bullicioso mercado rural, donde, como bien afirma el dicho que corre por estos pueblos, “el que no  topa el moldi de loh gruñuéluh eh que el fatu no le anda güenu”; o donde se vende de todo, “dendi únah andáliah arbarquéñah a una cuchara jerreña”.   Mientras articulan los puestos los artesanos y otros mercaderes, cada vez irá llegando más fuerte el eco de los tamborileros, los cuales, armados con sus flautas (o gaitas) y sus tamboriles, irrumpirán, a eso de las once de la mañana por las calles y plazuelas del lugar.  Todos ellos se encaminarán a rendir el merecido homenaje a ese emblemático tamborilero, ya octogenario, hijo de Aceituna (como no podía ser de otra manera) y que tantas veces divirtió a los infatigables “canchaléruh”.  Y es que el apodo de “canchaléruh” le viene que ni pintiparado a los vecinos del mentado pueblo: duros como los “canchálih de moleña” (roquedos graníticos)  que salpican la mayor parte de su término municipal.  Duros e incansables para el trabajo y para la farra.  El homenaje es en honor de Vicente García Alba, al que todo el mundo llama “Tíu Vicenti”, continuador de aquellos otros dos grandes tamborileros aceituniegos que, hace ya varias lunas, se fueron de nuestra vera: José García Domínguez y Martín Pérez Pérez.  El lugar de Aceituna, que reparte sus “querélih” (cariños) entre las comarcas de Tierras de Granadilla y El Valle del Alagón, siempre fue lugar de nacencia de excelentes tamborileros y, desde su Ayuntamiento, los mima y los enaltece, tal y como hace, en estos últimos años, su regidor principal, el profesor Josafat Clemente Pérez, “canchaleru entri loh canchaléruh”.

Poli Pérez Durán, Montse Pérez Garrido y Frutos Pérez Rina, los “canchaléruh” que han cogido el testigo de los antiguos (Foto: J.J. Lucía Egido)

El tamborilero homenajeado: Vicente García Alba, “Tíu Vicenti” (Foto: Juanma Sánchez)

Después de cantar las excelencias de Tío Vicente en la  Plaza de la Libertad, cada tamborilero asistente desgranará dos o tres piezas de las más floridas de su repertorio, convirtiéndose el acto en toda una magna  exposición etnomusicológica, de la que podrán disfrutar todos los amantes de la Cultura Tradicional-Popular.  En tan memorable acto, estaremos acompañados de Marta Serrano Gil, doctora en Musicología y toda una estudiosa y experta en el mundo de la gaita y el tamboril.  Y, lógicamente, también estarán presentes los cuatro tamborileros “cancháleruh” que siguen fielmente las huellas de sus antepasados, ya que la tradición tan arraigada y tan acendrada de estos nobles y míticos músicos populares en el pueblo de Aceituna no puede decaer ni perderse.  Por algo, es uno de los pocos pueblos de toda la geografía hispana, por no decir quizás el único, que tiene una plaza presidida en su centro por la estatua de un tamborilero.  Dos varones (Frutos Pérez Rina  y Poli Pérez Durán) y dos hembras (Felipa García, hija del inefable Tío José “El Pahtol”, y Montse Pérez Garrido).  Por primera vez en la historia de Aceituna, las  mujeres han roto moldes y han asumido el rol de tamborileras.  No faltará a la cita el diestro “tocaol de rólluh” Valentín Garrido Pérez, también “canchaleru” a mucha honra.

Por la noche, sobre las 23,00 horas, continuando la misma trayectoria folklórica y etnomusicológica de la jornada, se pondrá el broche final con la actuación del grupo de música tradicional “Labranza”, del cacereño pueblo de Holguera.

Martín Pérez Pérez, también otro de los emblemáticos tamborileros, que se nos fue demasiado pronto (Foto. A.D.M.)

José García Domínguez, Tíu José “El Pahtol”, uno de los grandes tamborileros de Aceituna, ya fallecido (Foto. “Canchalera”)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Felipa García, en primer plano, hija de Tíu José, la otra nueva tamborilera (Foto: Anónima)

Marta Serrano Gil, doctora en Musicología e investigadora sobre la Cultura Tradicional-Popular (Foto: J.M. Yéboles)

 

Publicado el 31 de julio de 2018

Colaborador de planVE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.