Search

El Pontón, un puente a la deriva en las aguas del Alagón

Por una pequeña carretera comarcal, la CC 13.3, que une Guijo y Zarza en las Tierras de Granadilla, al Norte de Extremadura, encontramos en el río Alagón un puente que parece ir a la deriva.

Está muy cerca de un puente mucho más nuevo nuevo y uno sospecha que pudo haber estado en su lugar, pero el puente es más corto que la anchura del río, además podemos ver que un arco más pequeño flota paralelo al primero cerca de la orilla contraria. Una línea, una corriente de agua imaginaria,  parece que los uniera.

El puente recibe el nombre de El Pontón y algunos estudiosos le asignan un origen romano, aunque se sabe que al menos sufrió una gran transformación antes de que fuese convertido en esta especie de barco a la deriva.

Antiguamente, El Pontón salvaba las orillas de un río Alagón mucho más estrecho y justo a la altura donde está ahora ubicado el puente nuevo.  tenía un arco grande sobre el río y otro más pequeños para salvar desniveles a los pocos metros. Son los dos arcos que actualmente vemos en el río.

Las aguas que rodean el puente pertenecen a uno de los brazos del enorme embalse de Gabriel y Galán. Esta obra de ingeniería tan antigua estaba destinada a desaparecer bajo las aguas con la construcción del pantano y según Emilio M. Arévalo Hernández en su blog Las Carreteras de Extremadura fue gracias al empeño del ingeniero de caminos José Antonio Fernández Ordóñez que El Pontón pudo ser preservado. Fue colocado como monumento al pasado, como pieza de museo al aire libre y tiene un efecto entre desconcertante y nostálgico para los que lo encontramos, sin información previa, flotando paralelo a la orilla.

Imagen antigua de El Pontón, publicada por Emilio M. Arévalo Hernández en su blog Las carreteras de Extremadura

En los días largos de primavera un olor a jaras impregna el lugar y entonces podemos pensar que ese mismo olor cubrió a El Pontón cuando por sus brazos subían familias, pastores, comerciantes y todo aquel que anduvo por estas tierras extremeñas cuando éramos vetones, romanos, lusitanos o simplemente para reunir a nuestros bisabuelos.

Publicado en junio de 2018

©Planveando Comunicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Visita Salorino con las actividades de ocio sostenible

Salorino se suma al proyecto de ocio sostenible en la Reserva de…

Vivero de Empresas de Piornal, una mini sede de la Cámara de Comercio

Un técnico de la Cámara de Comercio de Cáceres atiende en el Vivero…

Otoño Mágico del Ambroz para deportistas y aventureros

El Otoño Mágico del Valle del Ambroz va a ser el privilegiado…

La plaza de abastos de Plasencia, una perita en dulce

La plaza de abastos de Plasencia es una joya digna de mimar.…