Impresiones de un foráneo

El tiempo, tú

Me dicen que el transcurrir de la vida es para vivirlo con goce y así prepararse para disfrutar del “otro” tiempo, del inmejorable y valioso, del que tienes libre una vez saldados tus deberes con la vida cotidiana.

También me cuentan que la calidad de vida sirve para mejorar esos ratos, para el bienestar de tu alma, de tu cuerpo, o de lo que sea de tus órganos.

Uno cree que la mayoría de las personas vivimos el minuto libre como profesionales del goce, del hedonismo. La auténtica verdad reside en si esos lapsos sirven para enriquecer tu vida, si se disfrutan existencialmente.

Alfonso Trulls Martes Mayor

El tiempo tiene una medida que se alarga en cuanto no haces cosas, cuando se está amuermado, y se acorta en proporción multiplicada si haces algo útil y aprovechable como conectarte con los que te rodean, con cómo engordar los cariños, con dar lo que nadie espera y sobre todo ello divertirte haciéndolo.

La capacidad para el disfrute de la vida, de su mínimo tiempo, está en uno mismo, aunque sea breve, tan sucinto como un golpe de brisa, tan efímero como tan grande, tan apreciable como la proximidad de las personas y de sus afectos, pero nunca tan despreciable como es la aversión permanente a la vida de los demás.

Nadie sabe ni puede conocer como es y cómo se debe administrar el tiempo de un ser humano porque este viene condicionado por la sociedad y sus normas, por sus compromisos anímicos, por sus impulsos y corazonadas.

Ahora que empiezan a alargarse las luces de los días, que el clima nos caldea el cuerpo, se sueña con el tiempo inesperado, con la actividad desconocida, con un estado de la vida atemporal, inusitado y emocionante. Para conseguirlo hay que escarbar en sí mismo y proceder a la innovación del propio espíritu, en saber disfrutar de la Sierra de Gata, de la visión del Valle del Jerte y sus cerezos, de la propia existencia además de la de tus cercanos, dejando en paz la vida de los demás.

Casi todos vamos a conseguirlo. Yo sí, seguro. Tú, deberías intentarlo.

Publicado el 20 de abril de 2018

Lee más de Alfonso Trulls

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.