Roma en Extremadura, un pasado muy presente

Extremadura alberga un legado romano vivo, gracias a proyectos y eventos que lo ponen en valor y lo acercan a un público, que puede sentirse protagonista de la antigua civilización, sin salir de la región.  Aplaudir en el Teatro Romano de Mérida y en sus extensiones de Casas de Reina, Medellín y Cáparra; darse un baño en las termas de Baños de Montemayor y Alange; chapotear en los embalses de Orellana y Cornalvo o  convertirse en un romano de pro en las recreaciones históricas Emérita Lúdica, Floralia o Termarium, son propuestas para meterse de lleno en un pasado con mucho presente. Igual que visitar centros de interpretación y villas recuperadas, ideal para disfrutar en familia.

Se alza el telón en Mérida

El legado de Roma en Extremadura tiene su máximo exponente en Mérida, Conjunto Arqueológico Patrimonio de la Humanidad desde 1993, un auténtico museo abierto. Teatro y anfiteatro, acueductos de los Milagros y San Lázaro, Templo de Diana, Casa del Mitreo o el Museo Nacional de Arte Romano, son rincones por los que pasar en una de las cuatro ciudades imprescindibles en Extremadura.

ROMA EN EXTREMADURA MÉRIDA

El espectacular Teatro Romano es visita obligada. Es el monumento de la época más importante de la región y claro ejemplo de esa puesta en valor del patrimonio, de la mano del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, que cada verano llena de público sus gradas. Es la sede principal de esta cita cultural, que se extiende hasta los yacimientos romanos  de Regina en Casas de Reina y Medellín, en la provincia de Badajoz, y el cacereño de Cáparra, en Tierras de Granadilla.

En Mérida se puede disfrutar también de Emérita Lúdica, recreación histórica que ensalza la huella de Roma y acerca sus tesoros al público, cada junio coincidiendo con el solsticio de verano. La ciudad recobra la vida de hace 2.000 años, con escenas que eran cotidianas, como el entrenamiento de los legionarios o la ambientación de mercados y tabernas.

Primavera y noches de verano en Cáparra

El anfiteatro de Cáparra se ha incorporado en 2017 al  Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, haciéndolo llegar por primera vez a la provincia de Cáceres y sumando un atractivo más al que de por sí tiene su arco cuadriforme, un monumento único, bajo el que cada año pasan cientos de caminantes que recorren la calzada romana de la Vía de la Plata.

Además, en el yacimiento romano de Cáparra se recibe la primavera con Floralia, una fiesta en honor de la diosa Flora. La antigua ciudad vuelve así al pasado, con recreaciones históricas entre las que no faltan las luchas de gladiadores y un mercado por el que se pasean personajes vestidos con sus túnicas o uniformes militares.

Termarium y Ruta Trajano en Baños

Termarium en Baños de Montemayor, es otra de las fiestas que rescatan el pasado de Roma en Extremadura, con desfiles de la Legión, senadores, campamentos militares y actividades para todos los públicos. Una cita que se organiza en abril en la villa termal cacereña, en la que su cuidado balneario romano invita a sumergirse en la historia. Igual que su tramo de calzada romana, por la que cada octubre discurre la Ruta Trajano, con la que se conmemora el nacimiento del emperador que dio su configuración actual a la Vía de la Plata.

Termas de Alange Patrimonio UNESCO

Las Termas romanas de Alange, Patrimonio de la Humanidad, deben incluirse también en la agenda de los viajeros que quieren descubrir el pasado de Roma en Extremadura o hacer un recorrido por los sitios UNESCO de Extremadura, entre las que se incluyen.

De puente en puente

El recorrido quedaría incompleto sin el Puente de Alcántara, toda una obra de ingeniería del siglo II, imprescindible para quienes buscan Roma en Extremadura. También dan fe de ese pasado el de Garrovillas de Alconétar, considerado uno de los puentes en arco segmentales más antiguos del mundo y los de los ríos Guadiana y Albarregas en Mérida

Espacios naturales con huella romana

Hay espacios naturales como el Parque de Cornalvo y su embalse o la presa de Proserpina, la más grande del Mediterráneo, que cada verano se convierten en zonas de baño de Extremadura, otra manera de mantener vivo ese pasado romano en pleno siglo XXI.

Centros de Interpretación y villas

Centros de Interpretación como los del campamento del siglo I de Cáceres el Viejo; el de Hornachuelos en Ribera del Fresno, el que explica la Vía de la Plata en Monesterio o el Templo de Cancho Roano del siglo V en Zalamea de la Serena, son experiencias didácticas para descubrir en familia la huella de Roma en Extremadura. Zalamea tiene además otro exponente señero en el Dístylo sepulcral, Monumento Histórico Artístico desde 1931, único en la Península Ibérica y uno de los pocos que quedan en el mundo.

Igual que la visita a las villas romanas de Torreáguila, en la población pacense de Barbaño, La Majona de Don Benito, la de Quintana de la Serena o los restos de la que hubo en la población cacereña de Monroy, son otras alternativas para descubrir el pasado romano de Extremadura.

No se puede pasar por alto el pórtico de un templo que estaba en la romana Augustóbriga, llamada posteriormente Talavera la Vieja. Se encuentra en la carretera que lleva a Bohonal de Ibor, como testigo de la urbe, que quedó sumergida bajo el pantano de Valdecañas.

The Roman Empire is alive in Extremadura

Fotografías: Andy Solé y Carla Márquez

Publicado en septiembre de 2017

@Planveando Comunicaciones SL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.