Valdecañas: un baño entre rapaces y peces en la garganta de Descuernacabras

La piscina de Valdecañas de Tajo ofrece al viajero la posibilidad de disfrutar de un buen baño en aguas más templadas que el resto de piscinas naturales de la zona.Un paraíso para los aficionados a la pesca del barbo, el black bass, bogas y carpas y de las aves rapaces que, desde la altura, contemplan el baño de los turistas.  En el risco Gordo se puede contemplar un asentamiento formado por una treintena de nidos de buitres leonados que miran tranquilos nuestros chapoteos acuáticos.  Disfrutar de las aguas de la piscina natural de Valdecañas es disfrutar también de un paisaje auténticamente mediterráneo en el que jaras, retamas y encinas comparten espacio con sauces, álamos y platanos cuidados con mimo por su ayuntamiento.

La piscina es ideal para la práctica de la natación por las características de su vaso, que cuenta con 30 metros de ancho, 200 metros de largo y una profundidad máxima de 1,80 metros.  A su alrededor, la garganta de Descuernacabras cuenta con 600 metros cuadrados de playa, de los que 400 metros cuadrados son de césped y el resto, de arena. Precisamente, en la arena los niños cuentan con su zona de juego y, en un futuro, el ayuntamiento tiene prevista la instalación de una zona infantil dotada de columpios y toboganes para el disfrute de los más pequeños y el descanso de los mayores. La piscina dispone además de rampa de acceso para minusválidos y vestuario para los bañistas. El ayuntamiento ha habilitado también una zona de aparcamiento sombreada de forma natural por los árboles que la circundan, que suma cerca de un centenar de plazas.

Valdecañas cuenta con un restaurante en las instalaciones de su piscina que ofrece comidas y cenas a los viajeros y permanece abierto durante la temporada de baños.

La piscina natural de la garganta de Descuernacabras se encuentra en la salida 197 de la N-5 (Almaraz) dirección Valdecañas de Tajo. Pasada la rotonda que circunvala la pequeña localidad, una estrecha carretera de apenas dos kilómetros nos conduce hasta esta magnífica zona de baño inaugurada a principios de la década de los noventa y que, junto a la recoleta iglesia de la localidad y su paisaje natural, es su más preciado tesoro.

En Valdecañas del Tajo es habitual compartir baño con los jóvenes adolescentes que disfrutan en estas fechas de sus campamentos de verano y se animan a practicar deportes acuáticos en su piscina.

Publicado el 3 de julio de 2017

@Planveando Comunicaciones SL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.