El día de tu cumpleaños

En toda la documentación oficial la fecha de mi cumpleaños es errónea. Oficialmente soy un día mayor de lo que lo realmente soy. Esto se debe a que mi padre se equivocó cuando fue al registro, tal vez despistado por la alegría de tener su primer hijo o debido a la circunstancia de que él nació un 22 y yo un 23 aunque de distinto mes. Sea como sea llevo arrastrando éste día de más desde siempre. De pequeño fantaseaba con la idea de poder hacer algunas cosas un día antes que los demás. No se me ocurrían muchas, pensé en algún juego de azar, pero como seguro ya han imaginado no llegué a realizarlo.

Esta circunstancia, un poco incómoda cuando tengo que rellenar algún papel oficial, se convierte en una pequeña ventaja en el cine de Plasencia. Puedo entrar gratis el día de mi cumpleaños, o como ya he explicado un día antes. Este año fui con la intención de preguntar en la taquilla si mucha gente aprovecha la oferta, pero como llegamos un poco justos de tiempo no lo hice. Supongo que no será así, yo posiblemente no pudiera ir si mis dos fechas coincidieran.

Mi mujer me dejó elegir que película ver. “Es tu cumpleaños, elige tú” -me dijo. Y aunque realmente no lo era me decidí a su pesar por Alien: Covenant, más movido por una cuestión sentimental que por esperar que fuera una gran película. Y no me equivoqué, no lo es. El Alien original fue aterradora, bien ambientada y con un gran diseño. Sus secuelas, si descontamos Aliens, el regreso me han decepcionado bastante. En su momento Prometheus alimentó una nueva esperanza de un renacer digno de la saga, pero no fue así. El guión que por momentos llegaba a causar vergüenza ajena lastraba todo lo demás. Así llegué el día antes de mi cumpleaños (real) al cine sin demasiadas expectativas, tan solo pasar un rato entretenido y disfrutar de un Michael Fassbender que no suele decepcionar. ¿Lo hice? Pues sí, a pesar de detalles de guión inexplicables.

OJO pequeño spoiler: Si alguien dice algo así como: “Me voy a descansar, pero antes iré a refrescarme porque lo necesito”. Todos sabemos que a ese personaje le queda una escena. En serio ¿es necesaria esa frase? Es cierto que la humanidad vuelve a cometer los mismos errores. Como dice el refrán el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Todos sabemos la multitud de muertes que las enfermedades europeas produjeron en los habitantes de América que no estaban inmunizados contra ellas. No parece muy inteligente llegar a un planeta desconocido y viendo que la proporción de oxigeno y nitrógeno es la correcta y bajar sin escafandras. ¿Para qué usarlas? con lo incomodas que son y el calor que hace.

El hombre, esta vez Ridley Scott, vuelve a tropezar otra vez con la misma piedra, un guion discutible (en planVE nos gusta ser benévolos) en Hollywood se están quedando sin ideas. Al menos yo disfruté con mis queridos Xenomorfos que tantos puntos me han dado jugando al scattergories.

Película recomendada (para los sentimentales que les guste ver crecer a los animales): Alien

Texto y foto de Jota Jota  para su columna LA GRAN PANTALLA

Columna de Cine de Jota Jota en PlanVE, la guía de ocio

Publicado el 14 de junio de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.