Search

Plasencia, compañera, amante culta y bella

A decir verdad es una chavala que se mantiene en buena forma, es alta, madura y de cuerpo prieto, como para ligársela. Te pone -en aquel sentido- porque aporta buenas sensaciones, frío o calor a tu cuerpo en cada momento adecuado. La puedes mirar sin recato, la puedes tocar y sentirla a tu lado siempre que quieras. Ha tenido esposo que la gobernaba mal, novios e incluso amantes que le han ampliado el cuerpo e incluso le han hecho un ligero lifting histórico y vivencial que la mantienen  viva y tersa. Ha enriquecido su espíritu a pesar de traiciones. Se ha excedido bebiendo agua del cielo, ha castigado su espalda y costillas con daños por ayudar a otros en lo húmedo, en lo helado, en lo ardiente de la enfermedad. Ha prestado su casa para goce y disfrute de otros. Ha sufrido en soledad mientras aquellos que la quisieron dormían olvidándola bajo el amparo de otras. A pesar de todo eso y si te amigas con ella, te regala cultura, paisaje, historia, gastronomía e incluso ocio mezclado con música y diversión.

Uno la adora, porque siempre está ahí contigo, para lo crudo y lo cocido, para calentar lo frío de tu corazón y templar tu alma. Te mira y se abre de brazos sinceros aunque no te deja besarla hasta que comprueba tu buena condición y mejor voluntad. No detalla día ni hora para visitarla, no tiene manías, siempre recibe bien, como es ella, abierta y sociable hasta el punto que te abre su vientre y te enseña el arte que encierra en él.

A. Trulls
A. Trulls

Es una amiga especial a la que uno ya quisiera por novia porque está muy buena, porque apetece admirar su cuerpo, ese que esconde abundantes recovecos asombrosamente sensuales que no muestra a cualquiera y que hay que saber descubrir. Le van todos los estilos en su vestir, incluso la mezcla de lo clásico con aquello otro más moderno. Enseña curvas y pilares que insinúan secretos llenos de mucho arte, frescos en su edad, la que ella tiene y que es adecuada para todo y todos. Da gusto admirarla, placer observarla.

Cuando la conocí y al pronto de mirarla intuí que había que tratarla con respeto y cariño. Dicen que antes era clásica y guapa y que después le añadieron algo nuevo para mostrarla más asombrosamente bella.

Uno, que ha sido un viajero sin brújula, constante contador de personas, costumbres e historia de ciudades y que ha conocido a muchas, se inclina ante su presencia y saluda -día a día y noche a noche- a la única que ha sabido conquistarme con su espíritu lleno de sangre ardiente en el corazón. Un alma que mantiene vivo a todos aquellos que la quieren. Discúlpenme por mis excesos románticos, pero es que ella es así.

Publicado en abril de 2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Sigue en directo el cómic gigante sobre Cervantes en Cáceres

El Paseo de Cánovas de Cáceres acoge desde las 11.00 hasta las…

Aprende con Pint of science, divertidas lecciones de ciencia en bares y espacios de ocio

Pint of science es un programa divulgativo de ciencia que traslada las…

Los Guardianes del Bosque de Agustín Decórdoba en Plasencia

El artista placentino Agustín Decórdoba ofrece una gran muestra de su serie…

Fiestas en Sauceda, Las Hurdes

El 3, 4 y 5 de julio se celebran las Fiestas en…