Encuentros entre tamborileros de Hurdes y Sierra de Francia

“El silbo (flauta o gaita) y el tamboril jugaban a la ira y a la tristeza; a perderse y a reencontrarse; jugaban al olvido y a la memoria; al vivir  y al resucitar (…)” (Rafael Sánchez Ferlosio. “Industrias y mudanzas de Alfanhuí”).

Tamborilero y danzarines de la alquería jurdana de Aceitunilla que bailaron en Madrid, ante el rey Alfonso XIII, 1922, todo un documento (Foto: Rocafull)

Tamborilero y danzarines de la alquería jurdana de Aceitunilla que bailaron en Madrid, ante el rey Alfonso XIII, 1922, todo un documento (Foto: Rocafull)

José María Albiñana Sanz fue desterrado a Las Hurdes en 1932. De haber sido el martillo pilón de curas y caciques, un reconocido republicano y masón y un declarado aliadófilo en la Primera Guerra Mundial y de haber militado en la Juventud de la Izquierda Liberal, pasó a convertirse en el paladín más destacado de la extrema derecha española, en un auténtico fascista. Su gran odio contra la Segunda República lo descargó en el libro “Confinado en Las Hurdes”. No obstante, expurgando entre las páginas de este libro, se entresacan atinados apuntes costumbristas, alegres y coloristas, que contradicen severamente las patéticas y grises imágenes que, en el mismo año de su confinamiento, incluyera Luis Buñuel en su calumnioso documental “Tierra sin pan”.

las-hurdes-tamborileros-mero-tio-goyo-y-otros

Tamborileros jurdanos; en primer plano: Tíu Meru Ronceru, de la alquería de Casarrubia (“Jurde”) y Tíu Goyu “El Farra”, de Nuñomoral, ya fallecidos (Foto: F.B.G.)

Así, cuando describe magistralmente las fiestas de San Antonio en Nuñomoral, deteniéndose en las elegantes vestimentas tradicionales que visten los lugareños y aquellos otros comarcanos que bajan o suben de las alquerías pertenecientes al concejo, relata: “El hombre del tamboril aporrea el instrumento despertando la admiración de sus convecinos, muy especialmente de la chiquillería, que le rodea con entusiasmo, como a un dios de la música”. Y es que los tamborileros, los que aprendieron a tañer sus instrumentos estando casi siempre de pastores con sus cabras o sus ovejas, no solo manejaron o manejan con mano diestra el tamboril y la gaita  (flauta de pico, de tres agujeros), sino que eran y son todo un baúl de cultura oral.  Cuentos, leyendas, romances, ensalmos, refranes, trabalenguas, juegos de ingenio y otras mil caras de la Cultura Tradicional-Popular colmaban y colman sus zurrones y repartían su sabiduría a manos llenas. Antes más que ahora, cuando ya nos van quedando pocos de aquellos irrepetibles maestros que pueda que no pisaran jamás una escuela ni vieran en su vida una partitura musical. Los que no solo utilizaban la mano diestra para tocar la gaita, sino también la zurda, o la “chota”, como dicen en el territorio jurdano. Por ello, Tío Jesús Crespo Crespo, que fue tamborilero de la alquería jurdana de La Fragosa, me decía en plan socarrón: “A mí, de la mi familia me vieni el moti del Potonguinu, peru tamién me dicen `El Chotu`, polque tengu máh halbeliá con la chota que con la manu derecha”. Y con la “chota” tocaba la gaita.

Tamborilero jurdano de la alquería de Vegas, año 1930 (tocando a la salida del santo), otro documento (Foto: Benítez Casaux)

Tamborilero jurdano de la alquería de Vegas, año 1930 (tocando a la salida del santo), otro documento (Foto: Benítez Casaux)

Para que estos músicos populares, que tanto divirtieron al pueblo a lo largo de siglos que se pierden en el largo eco de los tiempos, el Ayuntamiento de Caminomorisco ha tomado la sabia decisión de homenajear a los tamborileros de Las Hurdes y propiciar todo un Encuentro Interprovincial entre éstos y otros pertenecientes a pueblos aledaños del norte cacereño y aquellos otros de la comarca salmantina de la Sierra de Francia. Una jornada de confraternización que se llevará a cabo el próximo 11 de marzo, con motivo de la celebración de la XVI Matanza Tradicional Jurdana.  No hay que olvidar que Las Hurdes junto con algunos lugares y villas de la Sierra de Francia, tales como Sotoserrano o La Alberca, formaron parte de la Tierra y Villa de Granadilla, bajo los auspicios de la Casa de Alba.  En 1835, al disolverse los señoríos, las tierras y aguas que vertían hacia la provincia de Salamanca pasaron a depender de dicha demarcación provincial.  Las que vertían hacia Extremadura, quedaron englobadas en la provincia de Cáceres, excepto la alquería jurdana de La Rebollosa, que quedó en manos del pueblo salmantino de Herguijuela de la Sierra y la llamada “Dehesa de Batuecas”, que, desde tiempos inmemoriales, fue explotada por los vecinos del concejo jurdano de “La Ribera” o del “Riomalo”, pasando a depender de La Alberca.  Intereses caciquiles y todopoderosos dieron lugar a ambos latrocinios.

Tío Mauricio Griñón, antiguo tamborilero de La Alberca (Sierra de Francia).  (Foto: M.S.)

Tío Mauricio Griñón, antiguo tamborilero de La Alberca (Sierra de Francia).  (Foto: M.S.)

Pero el pueblo llano de Las Hurdes y de la Sierra de Francia siempre estuvieron unidos por estrechos lazos, practicando entre ambos, en pasados siglos, una economía de trueque y estableciendo numerosos compadrazgos.  Con motivo de la fastuosa romería en honor de la Virgen de la Peña de Francia (8 de septiembre), a la que acuden los jurdanos y los serranos en masa, se han mantenido y reciclado viejas amistades.  En esa jornada, los tamborileros de una y otra zona se intercambiaron (aún continúan) sus saberes, habiendo generado así una amplia área folklórica donde se intercalan lo serrano y lo jurdano, formando ricos estratos pertenecientes a sedimentos emparentados por el poso y el peso de los años.

Tío Mauricio Griñón, antiguo tamborilero de La Alberca (Sierra de Francia).  (Foto: M.S.)

Tío Eduardo Sanvenancio Rivero, antiguo tamborilero de Herguijuela de la Sierra (Sierra de Francia) (Foto: Fco. Javier Montes)

El afamado tamborilero albercano Sebastián Luis Luis, "El Guinda", fallecido hace unos años (Foto: Andrés Barés Calama)

El afamado tamborilero albercano Sebastián Luis Luis, “El Guinda”, fallecido hace unos años (Foto: Andrés Barés Calama)

Publicado el 8 de marzo de 2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.