Impresiones de un foráneo

Las neuronas, las dendritas y su sinapsis

Podría ser que pensar mucho, reblandece el cerebro y endurece el corazón. Vaya por delante que este pensamiento es autoría de mi propio magín. Quizá porque uno tiene la masa encefálica recién puesta a punto y el corazón tirando a tierno con fresca brisa placentina de primavera desaparecida.

Ese apotegma -perdón por la erudición- ha surgido porque en mi cerebro se ha creado una sinapsis de neuronas y éstas han incentivado a mis dendritas, y me ha salido eso. Un pensamiento filosófico, espontáneo y  algo tontorrón, pero ahí queda.

Nuestras dendritas, dicen los especialistas, estimulan las células de otros nervios, como las neuronas y otros colegas del sistema.

En mi caso, parece que esas últimas están bailando algo parecido a lo que hacían los siete hermanos en mesas, tablados y establo, en aquella peli que se tituló “Siete Novias para Siete Hermanos”. En aquella secuencia se reflejó el precedente del breakdance actual y de una buena parte de la coreografía del desaparecido Michael Jackson y algunos otros no menos reconocidos. Y eso hace más de medio siglo después del invento, claro.

Los hermanos bailaban en torno a sus novias, también alrededor de sus hermanitas, y esparcían sus ansias neuronales entre el centeno mientras  espantaban a los ligones que iban lanzados con el tirón del amor, aunque esos bailaban un poco peor. En aquella película, los del campo, los naturales, les quitaban las chavalas a los listos, a sus competidores un poco amanerados y más revestidos. Rivalizaban con los pies y las piernas, los quiebros de cintura, también con el equilibrio, con los saltos y todo ello sin pérdida de ritmo y armonía. Pura creatividad.

A uno se le han ajustado y enriquecido las neuronas en Plasencia. Eso sí, ya no bailo nada en público y pista, pero mis dendritas disfrutan de una inmejorable puesta a punto para la sinapsis. El caso es que no se me para la inquietud por el saber, que es todo lo que motiva y acrecienta la calidad cerebral y hormonal. Que aquí es mucha, oiga.

la-orquesta-del-hombre-1

Foto de Alfonso Trulls

Publicado el 23 de marzo de 2017

Lee más de Alfonso Trulls en Impresiones de un foráneo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.