La suerte está echada para los antruejos jurdanos

Don Tomás Gómez fue secretario de los ayuntamientos de Caminomorisco y Casar de Palomero en la primera quincena del siglo XX.  Asiduo colaborador de la revista “Las Hurdes” (I Época), miembro de la sociedad “La Esperanza” y decidido colaborador del Primer Congreso Nacional de Jurdanófilos (1909).  Gran observador de la vida y costumbres de los jurdanos, nos dejó pinceladas de gran valor antropológico y etnográfico en las revistas con las que colaboró, firmando casi siempre con variopintos seudónimos.

"La Jilaora" de un antiquísimo Carnaval Jurdanu, "jilandu" ante una hermosísima vivienda de piedra, año 1911 (Foto: Vicente Gombau)
“La Jilaora” de un antiquísimo Carnaval Jurdanu, “jilandu” ante una hermosísima vivienda de piedra, año 1911 (Foto: Vicente Gombau)

Hablando de ese mitológico pelele que en muchos pueblos de la comarca jurdana pasearon en las carnestolendas y que hoy pervive en el “Carnaval Jurdanu”, al que llaman “El Morcillu” o “Don Pericu”, nos dice así: “Mientras El Morcillu arde en la hoguera, todos, chicos y grandes, bailan al son del tamborilero en torno al fuego, lanzando grandes gritos y jijeos.  Parece como si entrasen en trance, a lo que les ayuda sin lugar a dudas el mucho vino, ponche y aguardiente que trasiegan, poniendo sobre los claroscuros de estos pueblos pizarrosos una estampa que parece remontarnos a antiquísimos y misteriosos ritos de época prehistórica”.

Antonio Martín Martín, "Tíu Turélih", de la alquería de Aceitunilla, con "La Gallareta", una figura marionetil que desempeñaba un importante papel, junto con "El Gallareteru" en el antiguo Carnaval Jurdanu (Foto: C.A.A.)
Antonio Martín Martín, “Tíu Turélih”, de la alquería de Aceitunilla, con “La Gallareta”, una figura marionetil que desempeñaba un importante papel, junto con “El Gallareteru” en el antiguo Carnaval Jurdanu (Foto: C.A.A.)

No tiene desperdicio alguno el párrafo de don Tomás Gómez, porque viene a ser la síntesis de esos antruejos que esperan obtener la gracia de ser ungidos como de Interés Turístico el próximo día 25 de febrero, “Sábadu Gordu del Entrueju”, según el singular y particular calendario de este pueblo tan bravo y tan libertario que, desde tiempo inmemorial, se aposentó entre altos farallones de pizarras, a los que domeñó con la fuerzas de sus manos.  Ya hablaba don Tomás Gómez de los míticos rucones, un pueblo del que parece que descienden los jurdanos y que, en tiempos nebulosos y protohistóricos, a tenor de ciertos cronicones, abarcaban un espacio mayor que el que hoy ocupa la bien delimitada comarca de Las Hurdes, desde un punto de vista geomorfológico.

"Loh güéh" intentando forzar a "La Cricona", en el "rejuiju" de "Luh Araórih del rozu". Carnaval en la alquería de Horcajo, 2016 (Foto: "El Retratista")
“Loh güéh” intentando forzar a “La Cricona”, en el “rejuiju” de “Luh Araórih del rozu”. Carnaval en la alquería de Horcajo, 2016 (Foto: “El Retratista”)

Esperando que haya fumata blanca y que la comisión de expertos que vendrá a evaluar in situ el festejo en nombre de la Dirección General de Turismo de la Junta de Extremadura mueva con atinada mano su botafumeiro, los vecinos de Azabal ya están ultimando sus quehaceres y atando todos los flecos para que los antruejos de este año sean la mayor organización desorganizada que se vio jamás.  Desean que retumben todas las montañas con el zarandear de cencerros y tamboriles y hasta sus antepasados, que fueron quienes les legaron tan desenfrenados y orgiásticos antruejos, danzan de contento dentro de sus tumbas.

Presentación del Carnaval Jurdanu en Ahigal, 19 de febrero de 2017 (Foto: Carmen Azabal Iglesias)
Presentación del Carnaval Jurdanu en Ahigal, 19 de febrero de 2017 (Foto: Carmen Azabal Iglesias)

A primeras horas de la mañana, ya estarán “Tíu Manué “El Vaca”, de la alquería de Arrolobos, y “Tíu Manué Ronceru”, de la alquería de El Cabezo, echando sus pregones desde sus pedestales.  Las comadres de Azabal repartirán los riquísimos “matajámbrih” y el aguardiente que quita las telarañas de la garganta a todos los que vayan llegando, mientras que se escuchan antiguos cantos, acompasados por las zambombas calabaceras.  Cuando los  motores vayan calientes, se irá en busca del “Rey del Entrueju” y, luego, ya todo rodará en una imparable algazara, donde, en el momento más inesperado, aparecerán los que dan vida a “La Cricona”, “rejuiju” (cuadro escénico) al que también llaman “Loh Araórih del Rozu”, del que se encarga la “corrobra” que dirige el siempre voluntarioso Carlos Rodríguez Rodríguez, incardinada en su proyecto de “La Era de Horcajo”.

…Y saldrán el “Toru Bardinu”  y “La Tía Rechonchona”, el “Obíhpu Jurdanu” y sus indulgencias “cagalutérah”, la “Osa del Cabezu” y “El Machu Lanú”, “Lah Mózah del Guinardu” y la “Jáncana” y el “Pelujáncanu”, “La Jilaora” y “El Zajuril”…  Todo un mundo cuasi aquelárrico y contraventor, al que contribuirán otros muchos comarcanos venidos de multitud de pueblos de la zona, mostrando así su apoyo y su confraternidad con los vecinos de Azabal y poniendo en solfa a los que solo se miran el ombligo y viven todavía anclados en aldeanismos o chovinismos que pretenden crear compartimentos-estancos, tantos altos como bajos, en vez de percibir a la realidad histórica y geográfica de Las Hurdes como un todo que tiene su mirada puesta en el futuro sin perder su identidad y sus raíces.

Carnaval Jurdanu en la alquería de Las Mestas (Foto: D.D.D.)
Carnaval Jurdanu en la alquería de Las Mestas (Foto: D.D.D.)

Publicado el 23 de Febrero de 2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

El Bordón retira el Belén de El Gordo

El domingo, 10 de enero, los senderistas de El Bordón subirán a…

Caminomorisco echa a andar con San Cristóbal a cuestas

Cuentan los antiguos cronicones que aquel Cristóbal que llegó a santo fue…

Miradores para disfrutar la provincia de Cáceres desde lo más alto

La provincia de Cáceres se corona en las alturas con miradores. Los…

Pinchos con toque de cava en la Ruta de la tapa de Mérida

La  Ruta de la tapa de Mérida ofrece un suculento recorrido por…