El santibajeño Juan Pedro Martín seleccionado en “Las Hurdes Film Festival”

Corría el día 23 de junio de 1966, efemérides de Santa Agripina y San Demetriano, cuando abrió los ojos al mundo Juan Pedro Martín Martín en una humilde casita que se asomaba al “legíu” (ejido comunal) de la localidad de Santibáñez el Bajo.  Ese mismo día también se dejaba caer por este chato planeta Chico DeBarge, celebrado cantante estadounidense de “urban” y “neo soul”.  Juan Pedro piensa que el haber nacido al pie del ejido le marcó para siempre su dirección, en tanto y cuanto que esa palabrita deriva del latín “éxitus”, que significa “salida”.  No tardaría en formar parte de una familia de emigrantes que se tuvo que “buhcal la gandalla” (sobrevivir) por diferentes puntos de la geografía española (Castilblanco, Segovia, Bilbao, Guadalajara…), hasta recalar en el barrio madrileño de Aluche.

Juan Pedro Martín en su papel de documentalista (Foto: "El de al lado")

Juan Pedro Martín en su papel de documentalista (Foto: «El de al lado»)

Volvía con sus padres (Basilio Martín Gutiérrez y Rosario Martín Caletrío) al pueblo en el verano.  Siempre tuvo un especial cariño por el lugar que le vio nacer.  “Allí están mis raíces, mis antepasados”, como afirma con rotundidad el nieto materno de Luis Martín Domínguez, que era el tamborilero del lugar y con el compartió muchos ratos, yendo infinidad de tardes con él, a lomos de un sufrido asno, a regar el huerto del paraje de “La Floría”.  Nunca olvidará las bonitas historias que le contaba.  Por ello, se ha propuesto como meta el realizar un concienzudo documental sobre la figura del tamborilero, para honrar la memoria de su abuelo.  Tampoco olvida a su abuela Severa Caletrío Pescador, esposa de Luis, y a sus abuelos paternos: Marcelino Martín Rodríguez y Elena Gutiérrez Montero.

Juan Pedro cuando era un churumbel, con su herman Ángeles (Foto: "El Retratista de Montehermoso")

Juan Pedro cuando era un churumbel, con su herman Ángeles (Foto: «El Retratista de Montehermoso»)

Siempre jugó muy bien al fútbol nuestro documentalista.  Añora aquellos partidos que disputaban las tardes del estío entre los muchachos avecindados en el pueblo y los que iban de veraneo (hijos de emigrantes).  Su afición y buen arte le llevarían a jugar en el Atlético de Madrid, dentro de la categoría Juvenil.  Poco a poco, se fue abriendo camino por la vida y comenzó a fraguarse un sustancioso currículum como documentalista.  Su biofilmografía da para mucho: se inició como cámara ENG (reportero gráfico) para los informativos de Telemadrid.  Luego, pasaría a Digital +, dentro del grupo PRISA.  En 2012, produce y realiza “El sueño de Faustino”, que fue su primer corto, estrenado en el canal televisivo de Castilla-La Mancha.  Posteriormente, participa en el taller documental del celebrado director y guionista peruano Javier Corcuera Andrino.  Su segundo corto documental, “Trencadis”, lo produce y lo realiza en 2014, siendo seleccionado para el Festival Internacional de Cortometrajes y Arte sobre Enfermedades (FICAE).  En 2015, junto con el poeta Dionisio Cañas, pone en marcha el documental “El vientre de Piedra”, y el pasado año produce y realiza “Haciendo Escuela”, acerca de la Escuela Popular del barrio de “Oporto”, en Carabanchel (Madrid).

Casa Consistorial en la plaza mayor de Santibáñez el Bajo, cuando ésta era de tierra y por ella correteaba el amigo Pedro (Foto: PULGAR)

Casa Consistorial en la plaza mayor de Santibáñez el Bajo, cuando ésta era de tierra y por ella correteaba el amigo Pedro (Foto: PULGAR)

Ahora, su documental “El sueño de Faustino” ha sido seleccionado en el certamen “Las Hurdes Film Festival”. Este evento ha sido organizado por el Centro de Documentación del territorio jurdano, al objeto, según José Pedro Domínguez Domínguez, director del mismo, de “proponer desde la producción audiovisual contemporánea una reflexión renovada sobre Las Hurdes y una revisión del imaginario que rodea a esta comarca”.  Pedro, como es conocido en su pueblo de Santibáñez el Bajo, ha modificado su segundo apellido, que era igual que el primero, y, en su lugar, se ha colocado el segundo de su madre: “Caletrío”, que es más eufónico y, además, parece que es originario de Santibáñez el Bajo.  Y como “Martín Caletrío” se presentó al festival.

Luis Martín Domínguez, más conocido por Ti Luí "Bulla", el tamborilero del pueblo y abuelo materno de Pedro, acompañado por otros dos vecinos, los tres ya fallecidos (Foto: PULGAR).

Luis Martín Domínguez, más conocido por Ti Luí «Bulla», el tamborilero del pueblo y abuelo materno de Pedro, acompañado por otros dos vecinos, los tres ya fallecidos (Foto: PULGAR).

Los cortometrajes seleccionados pueden ser visualizados en la página: http://lashurdesfilmfestival.4rt.eu/seleccionados.html  Se contempla la posibilidad de que el público pueda elegir el mejor cortometraje del festival, pudiendo emitir su voto desde la página: http://lashurdesfilmfestival.4rt.eu/votacion.html Ni que decir tiene que enviamos ánimos redoblados a nuestro paisano, con la esperanza de que logre subir al pódium más alto y alcanzar el galardón que vendrá de la mano de una comarca tan legendaria y tan cercana a su cuna de nacimiento, un pueblo por el que correteó cientos de veces y situado prácticamente en la misma frontera de esas tierras cargadas de tanto realismos mágicos.

Cartel de "Las Hurdes, FILM FESTIVAL" (Foto: Centro de Documentación de Las Hurdes)

Cartel de «Las Hurdes, FILM FESTIVAL» (Foto: Centro de Documentación de Las Hurdes)

Publicado: 9 de enero de 2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.