Rutas de miedo para disfrutar Extremadura

Así canta Acetre: “que diga a verdade / mas haja quatela /  tua màe è bruxa / tencho medo dela / tenho medo dela /tamén do su homem / tua màe é bruxa / teu pai lobisomem… y como los lobisomen / hombreslobos no saben de fronteras cruzan la raya aterrorizando de uno y otro lado a los que se despistan por bosques y calles vacías. Y aunque los hombres lobo hace tiempo que no aterrorizan, siguen viviendo en las canciones y en las historias que aún relatan los mayores.

¿Quién asusta a los niños?

luna-llenaLos que ahora pintan canas en el Valle del Jerte recuerdan como de niños los aterrorizaba el Zamparrón, que como sugiere su nombre se comía a los más pequeños.  Era un monstruo que vivía en el bosque y tenía la capacidad de estirar su cuerpo o de encogerlo para entrar en los sitios más pequeños y comer con voracidad todo lo que encontraba. Su más famosa leyenda atribuye al Zamparrón la capacidad de comerse a un regimiento de soldados. Lo cierto es que aunque el Zamparrón ya no vive entre los cerezos del Valle del Jerte ni asusta a los niños, su nombre aún resuena entre algunos de sus vecinos.

Duendes y seres fantásticos enriquecen el imaginario extremeño, como el “Ehcornáu” de Ahigal, un ser mitológico estudiado por José María Domínguez, que murió por ayuda divina en el Cancho de Sangre, junto al arroyo Palomero que cruza las Tierras de Granadilla. Ahigal, rodeada de olivos, revive cada año sus espantos, con una ruta de la luna llena veraniega en las que cuentan las apariciones en pozos cercanos, fuentes y cruces de camino. Apariciones que se dan especialmente en la noche de San Juan. De día, podemos recorrer Granadilla, cuya historia encierra muchas lágrimas y donde seguramente se esconderá algún alma en las solitarias noches.

catedral-gargola-plasencia

Rutas de espanto que puedes recorrer

Seguimos adentrándonos en Extremadura y en Las Hurdes encontramos la magia en todos sitios, no solo en su desbordada naturaleza también en su amplio imaginario, del que suele darnos buena cuenta Félix Barroso.

En Las Hurdes, un Duende Jamplón comía desaforadamente. Hoy se cuentan historias que hacen sonreír de día, pero que aumentan la adrenalina nocturna, como las del río Malvellido, donde cada jueves a medianoche dos grupos de ánimas recorren sus orillas, cada grupo en un sentido, van vestidas de blanco, en silencio e iluminadas por el sinuoso bailar de una vela y hay que evitar verlas, porque aquellos que tuvieron la mala suerte de presenciar el encuentro ya no están para contarlo.

De día el río Malvellido ofrece mejores vistas, como las de sus meandros cerca de El Gasco y por supuesto, ya en Las Hurdes, no podemos dejar de admirar la sinuosa belleza del Melero en Riomalo de Abajo.

En Las Hurdes también continúa la leyenda que sugiere descomunales personajes que aparecen en noches oscuras para detener la agonía de algunos y llevárselos consigo. Se dice que algunas personas aún llevan la marca de esta aterradora Genti di Muerti.

estancia-cuento-de-miedo-2

Casas, apariciones y ánimas

Casi en cada localidad encontramos casas embrujadas y algunas pueden procurar en nosotros verdaderas historias de terror, solo con detenernos en los monstruos de las gárgolas de iglesias y palacios podemos imaginar muchos miedos. gargola-caceresEn Cáceres, por ejemplo, sobre la Casa del Mono vemos tres, la gárgola de una mujer llorando, otra de un mono cargando un bebé y otra de un anciano, personajes que forman parte de una trágica leyenda del lugar. También hay una antigua casa del miedo en Hervás, ocupada hoy por viviendas, fue famosa por sus extraños ruidos, quizás provocado por algún truhan que sacaba provecho de la situación. Aunque quizás la más famosa casa del miedo es la de La Codosera, en la raya pacense.

Las apariciones se despliegan a lo largo de la región, en la carretera entre Plasencia y Malpartida de Plasencia, en la carretera de N-V cerca de Talavera La Real y en una larga recta cerca de Montehermoso. Los duendes corren por las montañas de Las Hurdes y de la Vera, donde también debe sentirse la presencia de las ánimas, pues no es raro en esa comarca ver al atardecer una mujer con un campana recorriendo sus calles mientras les reza.

Lugares para imaginar hay muchos, en Extremadura hay hasta una “gruta de los vampiros, que durante siglos perduró junto al Monasterio de Yuste y donde hoy, efectivamente, vive una de las comunidades más importantes de murciélagos herradura de España.

Publicado: diciembre de 2016

Spooky things to see in Extremadura

Junta de Extremadura reportajes 2016 anuncio 3

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.