Con VE de libro columna de Juan RAmón Santos en planVE

Con perdón

Leyendo Patria, la última novela de Fernando Aramburu, me he preguntado en más de una ocasión si merecía la pena escribir algo sobre ella, si merecía la pena recomendarla en este discreto rincón mío de PlanVE, y no porque la novela sea mala, sino por todo lo contrario, porque es magnífica, porque no deja, por sí misma, de ir ganando lectores, defensores, recomendadores, y porque no le faltan críticas y reseñas que dicen de ella más y mucho mejor de lo que yo pudiera llegar a decir aquí, con lo que acaso era mejor aprovechar mi tiempo, y este espacio, para hablar de libros discretos y menos celebrados. Si me he decidido, por fin, a hacerlo, a recomendar Patria, es porque no es fácil encontrarse con libros tan claramente recomendables, que uno pueda aconsejar sin dudarlo a cualquiera, libros que, como Patria, estén bien escritos, resulten asequibles para todo tipo de lectores y que traten de un tema que para todos pueda resultar interesante, en este caso concreto, el terrorismo vasco y la necesidad de perdón.

patriaEn ese sentido, Patria enlaza con el libro hasta ahora más celebrado de Fernando Aramburu, el volumen de relatos Los peces de la amargura, y nos cuenta la historia de dos familias marcadas por el terrorismo de ETA, la de Joxian, un chaval de pueblo, jugador de balonmano, no demasiado inteligente y más bien exaltado que se acaba viendo envuelto en la lucha armada y termina en la cárcel, y la del Txato, un pequeño empresario que se resiste a pagar el impuesto revolucionario y acaba siendo asesinado, algo que -lo advierto- tampoco constituye un spoiler, ya que la del Txato es la crónica de una muerte anunciada, desde el mismo principio de la novela, pero a la que no se llega de forma precipitada, todo lo contrario, pues hasta alcanzar a ese momento tan triste, absurdo y lamentable en que el Txato es tiroteado bajo la lluvia el narrador nos hace antes saltar adelante y atrás en el tiempo, nos pasea por el pueblo, por San Sebastián, por Zaragoza, y pasa de un personaje a otro dejando, además, que sus voces se entremezclen con la propia ofreciéndonos, de ese modo, una amplísima visión del problema, del problema de las dos familias en particular y del problema vasco en general. Todo eso hace que al leer Patria uno repare, como pocas veces, en lo que un texto tiene de tejido, en el sutil entramado de hilos narrativos que van formando la historia, que, como pocas veces, uno sienta la sabia y constante presencia del narrador dosificando la información como modo de mantener, desde luego, la trama, para alimentar un cierto suspense que incentive la lectura, pero también, sobre todo, para que, como lectores, no saquemos conclusiones precipitadas, para que no juzguemos los actos, ni a los personajes, antes de tiempo, sin llegar a conocer más a fondo sus circunstancias, el porqué de sus actos, pues conocer, y comprender, es requisito necesario para alcanzar el perdón, que es, a fin de cuentas, el tema fundamental de esta conmovedora novela de Fernando Aramburu y, seguramente, la única forma de superar por completo ese episodio tan sangriento y doloroso de la historia de España y del País Vasco.

Aún quedarían por decir, desde luego, muchísimas más cosas acerca de Patria, y no me refiero sólo al contenido, al asunto del que trata, que da, desde luego, para hablar, debatir y reflexionar ampliamente, sino, sobre todo, de la forma, de su inmensa calidad literaria, del estilo sobrio, tierno, amable, no exento de humor, de Fernando Aramburu, del amplio muestrario de personajes que el libro nos ofrece, unos en bajorrelieve, otros en altorrelieve, otros que, de redondos, casi llegan a ser figuras exentas, formando entre todos un amplio retrato de la sociedad vasca, y también, desde luego, de los dos personajes principales, Miren y Bittori, las madres de las dos familias que protagonizan el relato, familias -y mujeres- amigas que acaban separadas y enfrentadas por culpa del conflicto, dos personajes recios, duros y, al mismo tiempo, entrañables que parecen encerrar, en su obstinación, en su silencio, todos los matices posible del dolor, pero creo que lo mejor es que ustedes mismos lean el libro, que disfruten, que lo sufran, que lo juzguen. No dejen de hacerlo. Descubrirán, estoy convencido, que es un libro magnífico, un libro necesario.

Patria

Fernando Aramburu

Tusquets Editores

22,90 euros

Publicado: 9 de diciembre de 2016

Lee más de Juan Ramón Santos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.