FanCineGay 2016, cine para transformar

Hace casi un par de décadas, en una Extremadura muy diferente de la que ahora disfrutamos, se ponía en marcha una pequeña muestra de cine con películas que abordaban las vidas de personas gais, lesbianas y transexuales, con anécdotas que hoy en día serían impensables: la policía llegó a retirar los carteles colocados en algunas paredes de Badajoz. Una de las cintas con las que comenzó la andadura fue con “El celuloide oculto”, un documental de Rob Epstein y  Jeffrey Friedman que analizaba la historia de la presencia y el tratamiento a personajes homosexuales en el cine de las grandes productoras de Hollywood.

caretl-fancine-gayLos objetivos eran muy claros: utilizar el cine como una herramienta de transformación social y traer hasta la región títulos que de otra manera sería imposible ver en pantalla grande. La magia del cine para conmover, para emocionar. La magia del cine como experiencia. Pero sobre todo el cine para visibilizar, para traer al frente, ante nuestros ojos, las historias de hombres que aman a otros hombres, de mujeres que aman a otras mujeres, tanto aquí como en otras partes del mundo en las que, a veces, la vida no es tan sencilla, en la que, en ocasiones, te pueden quitar tus hijos por ser lesbiana (como narra “Rara”, la película chilena de Pepa San Martín) o puedes ser brutalmente apaleado hasta dejarte prácticamente muerto (de eso va “Nunca vas a estar solo” la película de  Alex Anwandter, inspirada en el caso de Daniel Zamudio para construir una película que remueve profundamente).

A lo largo de esos años, esa propuesta ha ido creciendo hasta convertirse en una de las citas culturales más relevantes del otoño extremeño. Esta edición de FanCineGay, el Festival de Cine LGBT de Extremadura, amplía el número sedes para llegar hasta nueve ciudades distintas: Almendralejo, Badajoz, Cáceres, Mérida, Navalmoral de la Mata, Plasencia, Trujillo, Villanueva de la Serena y Zafra. Pero además, desde hace unos años, quisimos que FanCineGay no fuese sólo un festival de cine. Quisimos que pudiesen tener cabida otras propuestas culturales y artísticas vinculadas con lo LGBT. De esta manera, tienen cabida exposiciones de fotografía, conferencias, encuentros con escritores o talleres infantiles, que completan la programación del festival.

Del cambio en las miradas experimentado a lo largo de los últimos años dan buena fe las películas que podrán verse en Plasencia. El cine latinoamericano ha dejado atrás los miedos a la temática LGBT para presentar trabajos de enorme calidad cinematográfica que posibilitan, además, una reflexión sobre el hecho de ser gay, lesbiana o transexual que se aleja de los caminos trillados de otras cinematografías. Una muestra de ello es “Desde allá” (Venezuela, 2015) del venezolano Lorenzo Vigas que logró el León de Oro a la Mejor película en el Festival de Venecia 2015.

Por otro lado, “El Verano de Sangaile” (Lituania, 2015), de Alanté Kavaïté, premio al mejor director en la edición de 2015 del Festival de Cine de Sundance, primera película lituana sobre mujeres lesbianas que supuesto todo un fenómeno, siendo la cinta elegida para representar al país en los Oscar. Finalmente, “Viva” (Irlanda, 2015) de Paddy Breathnach evade el tópico de la intolerancia frente al mundo de la diferencia en una historia (que incorpora canciones de Massiel) que supone el regreso de Jorge Perrugorria a una película que aborda el tema de la homosexualidad en Cuba tras su éxito en “Fresa y Chocolate” (Cuba, 1993).

imagen-fancine-gay

Publicado en noviembre de 2016

Texto de Pablo A. Cantero Garlito para su columna Espacios de Diversidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.