Impresiones de un foráneo

Las personas añosas son tendencia social y amorosa

Qué bien y qué estupendo que Plasencia, a iniciativa de su alcalde Fernando Pizarro, le otorgue un premio -cuyo nombre me encanta- a una persona que con sus muchos años hizo y hace una labor social impagable. A uno le complace sobremanera que se reconozca a los mayores que son útiles para los demás con su apoyo desinteresado; personas que regalan esfuerzo y corazón con intenso cariño. El Premio Abuelo Mayorga (ese barbudo que al que uno oye campanear todos los amaneceres cerca de mi almohada) ha llegado a manos de un buen hombre que se merece hasta la campana de la torre. Hay que darle gracias a don Pablo Vicente por regalar su vida y su quehacer al prójimo, también al Ayuntamiento placentino por reconocérselo. Uno, cuando sea mayor intentará hacer una labor social como esa, bienintencionada sin interés. Vamos a ello.

Y la vida se hace intensa para personas mayores que se quieren y llevan unidas muchos años. Ese mismo consistorio hará un reconocimiento a todas las parejas que hayan mantenido su amorosa unión más de 65 años. Una larga convivencia de cuidados y cariños que hoy –días en los que se derrocha indiferencia y egoísmo- casi parece una cuestión lejana e incomprensible. Son ellos, las personas añosas, las que nos manifiestan lo trendy y lo fashion, tanto en el amor y en la convivencia, como en la comprensión y la generosidad. Esa sí que es una buena tendencia.

Publicado el 28 de octubre de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.