Ovejuela festeja a Nuestra Señora de los Ángeles

Reinando Alfonso IX de León, siendo el año 1199, al hablarse de la donación del castillo de “Palumbarium”, que se encontraba en el “Picu d,Altamira” (sierra de Santa Bárbara, villa jurdana de El Casar de Palomero), aparece citada por primera vez la aldea o alquería de Ovejuela, con el nombre de “Ovegiola”.  El castillo fue entregado a la Orden de Santiago.  Este documento, de suma importancia para la comarca de Las Hurdes, ya apunta a una delimitación histórico-geográfica del territorio jurdano, que por su parte meridional abarcaba “inde colladum de Gamo”; es decir, hasta la “parte allá” del actual “Puertu del Gamu”.  Esta divisoria se erige en documento irrefutable para ciertos “listillos” que pretenden desgajar la villa de El Casal de Palomeru de la comarca jurdana.

Minados de oro de "Loh Llanuh del Conventu", de época romana (Foto: José Luis Sánchez Martín)

Minados de oro de “Loh Llanuh del Conventu”, de época romana (Foto: José Luis Sánchez Martín)

La  antigua Ovegiola se transformó en Ovejuela, aunque los nativos la nombraban como “Bijuela”.  En sus términos, hay huellas de antiguas civilizaciones.  Incluso hasta minados de oro en la zona de “Loh Llánuh del Conventu”, laboreados ya por los romanos.  Y convento de franciscanos también hubo, los cuales se aposentaron entre aquellas bravías sierras en el año de 1214.  Levantaron sus muros en el lugar en que contaban que había aparecido una imagen negra, al remover una peña que estaba cuajada de grabados prehistóricos.

Nuestra Señora de los Ángeles (Foto: J.S.B.)

Nuestra Señora de los Ángeles (Foto: J.S.B.)

La imagen, trabajada en piedra negra y basáltica, fue consagrada por los frailes; los grabados destrozados y todos aquellos parajes asperjados por agua bendita y trastocados sus topónimos “paganos” por otros de carácter religioso.  Así, el que hoy es río de los Ángeles se llamaba antiguamente río de Las Jerrerías o Ferrerías.  Pero la mayoría de los nuevos nombres no prosperaron y los comarcanos siguieron con las antañonas denominaciones. Lo que sí instituyeron con gran éxito los franciscanos fue la devoción a Nuestra Señora de los Ángeles.  Por ello, el pueblo de Ovejuela las continúa celebrando por todo lo alto en las fechas que rodean al 2 de agosto, efemérides de tal Virgen.  Este año, ya  está el programa en la calle, dándose el pistoletazo de salida el día 1 del citado mes, cuando, a las 20,00 horas, se iniciaran unos campeonatos deportivos (vóley y partido balompedístico entre Pinofranqueado (cabeza del concejo) y Ovejuela.  Por la noche, a partir de las doce, se pondrá en funcionamiento la disco-movil “Trío Evanix”.

Baile de LA ENRAMÁ, en una edición anterior (Foto: J.S.B.)

Baile de LA ENRAMÁ, en una edición anterior (Foto: J.S.B.)

Las campanas tocarán a gloria a media mañana del día 2, cuando el personal se acicale para asistir a la misa y la solemne procesión, que tantas veces acompañara Tío Jeromo, el tamborilero, con sus antiquísimos sones procesionales, que luego también ennoblecían el ritual del “Ofretoriu” (ofertorio).  Después de los compadreos y comadreos por las tabernas y de haber llenado la andorga con opíparas comidas, se celebrarán los antiquísimos ritos de “La Enramá”.  Cuentan las voces antañonas que estos rituales de emparejamiento, que se pierden en la noche de los tiempos, fueron copiados por los vecinos de la cabeza del concejo (Pinofranqueado) con gran éxito; por lo que hoy la fiesta ha sido declarada de Interés Turístico Regional.

Por la noche, verbena popular, amenizada por la orquesta “Pensilvania”.  Cuando el reloj marque las cinco de la madrugada, irrumpirá con sus altaneros y alegres compases la charanga “Poca Pena”, que hará sudar a chicos y grandes hasta que llegue el “Almuerzu tradicional y de hermandá” en la curiosa y recogida plaza de la pedanía.

El Chorrituelu de Ovejuela (Foto: Tomás Ortega)

El Chorrituelu de Ovejuela (Foto: Tomás Ortega)

El miércoles y el jueves, día 3 y 4 de agosto, continuará la fiesta: “Masterclas” con Sergy Dam, disco-móvil “Hernantel” y su dj. “Tito”, castillos flotantes y desfile de disfraces.  Todo un apretado programa que hará las delicias de los jurdanos y forasteros que se acerquen a estos terrenos.  De aquí que el alcalde pedáneo de Ovejuela y el alcalde de vara del concejo, los buenos amigos Josué Sánchez Blázquez y José Luis Azabal Hernández, respectivamente, pregonen a los cuatro vientos que todo el mundo queda invitado a estas jornadas festivas.  De paso, animan al viajero a que visite el Centro de Interpretación de la Miel y la Abeja, ubicado en Ovejuela, así como su espectacular “Chorrituelu”, una espumosa cascada que se desprende entre las peñas pizarrosas a una altura de medio centenar de metros, formando en su caída una profunda poza de aguas fresquísimas para darse un relajante chapuzón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.