Impresiones de un foráneo

Ahí están las fiestas de San Juan

La primera vez que uno vio fuegos artificiales placentinos fue en el puente que atraviesa el río Jerte y te lleva al generoso parque del Cachón, en el Barrio de San Juan. Después, con los formidables cohetes de la Feria de Plasencia reviví el asombro por los bombazos, burbujas y cascadas de luces multicolores en el cielo de esta ciudad.

Y es que uno se lo pasa bien en ese barrio aunque que no haya pumpunes ni vistosos artificios de fuego que me encandilen la mirada, porque lo que allí seduce es el ambiente.

Creo que el barrio de San Juan es la otra cara de la ciudad, una que se muestra fuera de la muralla. Callejeando la zona puede parecer menos asombrosamente histórica, pero con el sabor y la raigambre que le contagia su asomo al inmediato y visible centro histórico.

Alfonso Trulls

Alfonso Trulls

Entre otras muchas actividades que se organizan y atraen al foráneo, está la de un mercadillo que ofrece la posibilidad de adquirir bisuta divertida de metal y cuero. Allí compras más contento la pulsera o el colgante porque su coste revierte en fines solidarios y cercanos. Además, también te puedes llevar libros a pares de segunda mano en apreciable estado de conservación a un precio más que asequible.

Uno que lo ha disfrutado, debe recomendar el bar que dispone de terraza con vistas al río Jerte y que patrocina la Asociación de Vecinos. Tiene unas tapas estupendas que acompañan a las cañas en un entorno sencillo y amigable.

O sea que andando para allá, que ahí vienen, ahí están, las Fiestas de San Juan.

Publicado en junio de 2016

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.