Música que embriaga

En los días de Feria placentinos, locales, plazas y otros rincones de la ciudad resuenan con la música amplificada. Predominan los sones hispanoamericanos como el reggaetón, el merengue y la bachata que -aunque sus creadores dicen que es la música del amargue por desamor- suena festiva y tan agitada como las otras.

Suena en Plasencia un booom, pumpum, booom, un ton y son constantes que a quien no le pillen preparado, la caña o el rebujito pueden zumbarle en la sesera.

Plasencia anima al que entre en ella en estos días. Mueve y conmueve con una sensación rítmica que le lleva a uno de un chiringuito a otro, casi bailando, de beso en beso, entre el saludo y el abrazo.

Alfonso Trulls
Alfonso Trulls

Algo saturado de ritmos latinos y de la escasez de nuestro flamenco, me meto en mi viejo pantalón vaquero y entro en un local que me regala una música distinta. Suena el country rock, un sonido y un ritmo diferente  de lo que se oye en la calle. Se animan mis pies, pido una copa que me entra sonora, contoneo el cuerpo, noto la fiesta. Ahora son otras armonías y acordes los que me bailan en la sangre, que me transportan por encima de las conversaciones y que me llevan volando a taconear en sordo sobre el cielo placentino. Sin perder el tono, me pierdo un instante en el que me envuelve la alegría y  la música me embriaga.

Publicado en junio de 2016

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Días de vino y pólvora

Pues eso, que este verano, además de mi acostumbrada cita playera con…

Apúntate a la Universidad Popular de Coria

Del 17 de septiembre y hasta completar los cursos, permanecerá abierto el…

Lo que me gusta y lo que no, hablando de turismo extremeño

Sentado en una hermosa terraza con vistas, como la peli, me vino…

López Casero presenta su última novela histórica

La extremeña Rosa López Casero presenta el 22 de mayo en Plasencia…