Search

Tú también estarás #deheseando volver a la dehesa

Descubrir el rojo particular que tiene los alcornoques en la dehesa una vez despojados de su capa de corcho, puede convertirse en una de esas imágenes que se te quedan aferradas a la memoria y que resurgen cada cierto tiempo. Y es que la dehesa es así, llena de sorpresas, llena de oportunidades para hacer pequeños descubrimientos que alegran el alma.

Kilómetros y kilómetros de dehesas siembran Extremadura de encinas, alcornoques y un pasto suave que se llena de flores multicolores en primavera. Pasear por esos espacios abiertos, coger espárragos o setas, ver a las enormes cigüeñas caminando en busca de pequeños insectos o de palos para sus nidos son algunas de las ventajas que nos da este bosque que es tan ecológico y tan productivo a la vez.

En bicicleta o andando, en soledad, con niños o en grupo, recorrer la dehesa extremeña permite llenar los pulmones con el aire más limpio de todo España, mientras el paisaje se extiende más allá de tus ojos, entre los cabellos ensortijados de las encinas y alcornoques, mientras caminas y a tu paso encuentras bellotas y flores, charcas y riachuelos, esperanzas e imágenes para compartir. Como las fotos que os invitamos a compartir con planVE en nuestras redes sociales con el hastag #deheseando porque una vez vista la dehesa extremeña, estarás #deheseando volver. ¡Anímate y mándanos tu foto al Facebook, Twitter e Instagram de planVE, guía de ocio, que estamos #deheseando!

Publicado en mayo de 2016

Colaborador de planVe
Colaborador de planVe
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Extremadura como escenario de los premios Emmy de Juego de Tronos

Los escenarios extremeños de Juego de Tronos tienen mucho que decir en…

Ruta y cata Ribera del Guadiana en Trujillo con Los Colores de la Vendimia 2019

El programa de enoturismo

Las zonas de baño de Extremadura se cuelan en lo más leído en 2020 en planVE

En un año tan atípico marcado por la pandemia, las zonas de…

Por los Montes de Cáparra: hacia Lah Canchórrah (XX)

Habíamos dejado a nuestro caminante quebrándose los sesos en el Plau Laeru,…