Con VE de libro columna de Juan RAmón Santos en planVE

Vintage Infantil

Llevar a los niños a una librería, o la biblioteca, es una actividad maravillosa, emocionante, que a todos los adultos lectores nos gusta hacer de vez en cuando, pero lo habitual es que, en lugar del clásico juvenil o del fascinante libro ilustrado sobre el que tratamos de llamar su atención, el pequeño lector se encapriche de cualquier porquería en la que aparezcan personajes de dibujos animados o princesas Disney y que luego no sea posible venderle la moto para que cambie de idea. Es verdad que, aunque nos parezcan bazofia, menos es nada, y que como, al fin y al cabo, son libros, quizá también puedan servir, después de todo, para enganchar al chaval o la chavala a la lectura, pero como siempre le queda a uno la seguramente acertada sensación de que no son más que merchandising y de que sirven para crear, más que amantes de la lectura, ciegos consumidores, lo mejor que puede uno hacer es visitar otro día la biblioteca o la librería a por su cuenta y conseguir para nuestros hijos aquello que creemos que realmente merece la pena. Por eso, y porque es tiempo de regalos, ahí van, para esta quincena, algunas sugerencias vintage de libros infantiles.

aliciaLa primera, Alicia en el país de las maravillas, es un clásico que merece la pena redescubrir porque, como otras muchas buenas historias, fue a su debido momento sometido al ya tradicional proceso de reducción Disney y por eso no lo conocemos bien. Lo más habitual son adaptaciones, a su vez simplificadas, de la película de dibujos animados (lo que ya es mucho simplificar), pero el libro, en su versión completa, con los extravagantes juegos lógicos que plantea, en cada página, Lewis Carrol y las rocambolescas aventuras de Alicia, cuyo tamaño aumenta y disminuye sin aparente orden ni concierto, siguen siendo capaces de atrapar la atención del lector, sea grande o pequeño, más aún si se trata, por ejemplo, de la preciosa edición de Edelvives, magníficamente ilustrada por Rebecca Dautremer.

pippiUna segunda recomendación vintage sería la de de la edición conmemorativa de los setenta años de Pippi Calzaslargas, que recoge, en un solo volumen publicado por Blackie Books, todas las historias escritas por Astrid Lindgren sobre las alocadas peripecias de una estrafalaria anarquista infantil en pleno paraíso socialdemócrata, unas historias capaces de dejar, a pesar de la provecta edad del personaje, del todo alucinados a nuestros retoños de la era digital.

Mi última recomendación sería la de otro clásico, los Cuentos por teléfono, de Gianni Rodari. El señor Bianchi es visitador médico y pasa fuera de casa seis días por semana recorriendo toda Italia. cuentos por teléfonoSu hija no puede dormir sin un cuento, y por eso su padre la llama cada noche, desde donde esté, para contarle historias breves -que las conferencias, entonces, eran caras-, maravillosas, capaces de hacer introducir toda la magia de los cuentos de hadas en episodios de la vida cotidiana, y que -espero- podrán servir también para transmitir, a los más pequeños, la magia de la Literatura.

Y eso es todo por esta quincena.

Felices fiestas, próspero (si es que es próspero) 2016, y, venga, todos corriendo ahora a tunear la carta a los Reyes Magos…

 

Alicia en el país de las maravillas

Lewis Carrrol / Ilustraciones de Rebecca

Edelvives  

14,50 o 34,40 euros, dependiendo de la edición

Pippi Calzaslargas

Astrid Lindgren

Blackie Books

23 euros

Cuentos por teléfono

Giovanni Rodari  

Editorial Juventud    

12 euros

Publicado: 24 de diciembre de 2015