Las Fiestas del Emigrante se celebrarán en Santibáñez el Bajo

Hace ya un buen puñado de años, Santibáñez el Bajo, un pueblo semirrodeado, en sus terrenos cámbricos y pizarrososos, por retorcidos olivos, y, en sus tierras graníticas, por batolitos plutónicos y majestuosas encinas, fue pionero en crear las fiestas del emigrante.  Quienes dieron los primeros pasos fueron los socios de una peña de festejos que tenía como presidente a Valerio Corrales Montero, ganadero y mozo solterón, apodado cariñosamente como “Carioca” y que ya duerme el sueño de los justos en el camposanto del lugar.  Luego, continuó en la presidencia Pedro Corrales Montero, con el mismo oficio y estado civil que Valerio, del que era sobrino de primos hermanos.  Como secretario, le tocó actuar al que suscribe estas líneas, al que le siguieron José Calle Jiménez y Matías Montero Montero.

Pueblo de Santibáñez el Bajo (Foto: Isabel Díaz)

Pueblo de Santibáñez el Bajo (Foto: Isabel Díaz)

Estas fiestas nacieron para rendir homenaje a los muchos hijos de la localidad que, con lágrimas en los ojos, habían tenido que hacer las maletas y buscarse, forzosamente, un futuro mejor.  A su vez, se pretendía realzar los valores de la población, rescatando sus tradiciones y dando un gran protagonismo a los propios vecinos.  Posteriormente, la asociación sociocultural “La Buranca” colaboró activamente en estas jornadas festivas.  Se montaron infinidad de exposiciones, obras de teatro, jornadas folklóricas, charlas-coloquio, variopintos certámenes y concursos, juegos tradicionales, comidas de hermandad, las primeras verbenas populares en la plaza mayor, capeas tradicionales incruentas…  En suma, infinidad de actividades socioculturales y lúdicas, donde los vecinos y emigrantes asociados se autogestionaban y sufragaban, con sus cuotas y rifas, los actos programados.

emigrante granadilla

Capea tradicional incruenta en antiguas fiestas del Emigrante (Foto: Pulgar)

Con el tiempo, según opinión de muchos, estas fiestas comenzaron a perder su espíritu primitivo y el necesario fuelle para dinamizarlas y adaptarlas a los nuevos tiempos, sin perder su razón de ser.  El hecho de que desaparecieran la peña de festejos y la asociación “La Buranca” también influyó negativamente.  Actualmente, continúan en pie y, hogaño, darán comienzo el día 31 de julio, con un torneo de tenis a las nueve y media de la mañana. Hora y media más tarde, se celebrará el campeonato de natación, en las piscinas municipales.  Por la tarde, cuando merme la fuerza del sol, habrá un torneo de fútbol-sala en el pabellón municipal.

emigrante

Paisanos metidos a futbolistas son paseados en un tractor. Antiguas fiestas del Emigrante (Foto: Pulgar)

Luego, a eso de las 22,00 horas, el vecino Juan Sánchez Calle presentará, en el salón municipal, un libro de su autoría, en cuyas páginas se trazan la historia de la ermita del Santo Cristo de la Paz y otras vivencias y acaeceres relacionados con este templo y la imagen del Cristo que allí se alberga, la más querida y venerada por los santibañejos.  Por la noche, verbena popular, a cargo de la orquesta “Évanix”, en el parque municipal.  Al día siguiente, continuará el campeonato de fútbol-sala, y por la noche, segunda verbena de fiestas, amenizada por el grupo “Olimpia”.  La jornada del día 2 de agosto cerrará las fiestas, con parque infantil, actuación de la cantante Pilar Boyero (23,00 horas) y Dj. “Baco” (24,30 horas).

Así mismo, el día 6 de agosto, jueves, se llevará a cabo una ruta nocturna, en solidaridad con el pueblo saharaui, que tendrá dos modalidades:  andando y corriendo.  La ruta  queda abierta a todos aquellos que se identifiquen con la causa de los pueblos oprimidos y deseen construir un mundo más libre, más igualitario y más fraterno.

Representación de una boda típica en fiestas del Emigrante (Foto: Pulgar)

Representación de una boda típica en fiestas del Emigrante (Foto: Pulgar)

 Publicado: 27 julio 2015