Ferragosto en La Vera

El término “ferragosto” tiene un origen romano, The term Ferragosto is derived from the Latin expression Feriae Augusti (Augustus’ rest), which is a celebration introduced by the emperor Augustus in 18 BC. al ser establecido por el emperador Augusto, el año 18 antes de Cristo, para celebrar el fin de las cosechas y las labores agrícolas, que daban paso al descanso, a la fiesta, a la feria (feria-ferra-augusto) que cumplían su cenit justo a mitad de este mes.

Hoy se cierne sobre nuestro calendario casi con el mismo sentido lúdico, festivo, de descanso y de feria que en aquel tiempo daba pie para la organización de carreras de caballos, decoración de las calles con arcos de flores y hasta con propinas, sobresueldos o pagas extras que los trabajadores recibían de sus amos para la participación en los días de asueto y ocio, ferias y fiestas.

De ahí estos días que en la Vera estallan como un racimo de fuegos artificiales, con actividades bullangueras y luminosas de ocio por doquier, en algunos lugares marcados por la festividad religiosa, en este caso la conmemoración de la Asunción de la Virgen a los cielos, que según se cree fue elevada a lo alto con su alma sin pecado y el cuerpo incorruptible, aunque anteriormenteBefore the Roman Catholic Church came into existence, however, this holiday also included honoring of gods—in particular Diana —and the cycle of fertility and ripening. la Iglesia Católica Romana incluía honrar a dioses -en particular a Diana- dentro del ciclo de la fertilidad y la maduración.

La mayoría de las poblaciones de la Vera señalan de rojo, o sea de fiesta, estos días de mitad de mes, ferragosto, que comienza con los primeros días del calendario, con un abanico de actividades que van desde las características peñas y corridas taurinas hasta los bailes y verbenas populares, pasando por diversas competiciones deportivas y actividades sociales, con el propósito de procurar solaz para el paisano y dar lustre al clima turístico con que los núcleos poblacionales ofertan con hospitalidad a cuantos se acercan por estos lares.

Aparte de estas distracciones, el viajero o turista puede encontrar un clima benigno (no olviden que estamos en la denominada España Dulce) y las gargantas de aguas frías y cristalinas que descienden de la sierra, con cuarenta y seis charcas o lugares de baño,  adecentadas en su mayoría como piscinas naturales y sus servicios complementarios, que, como suele decirse por estos pagos, con “cinco minutos de baño, frescos para todo el día”.

Sin olvidar la exquisita, peculiar y sabrosa gastronomía de sus restaurantes, mesones, chiringuitos y bares donde disfrutar de una tapa de pincho, ración, bocado o plato, siempre es un placer añadido que el mismo Carlos V, el Emperador tuvo en cuenta al retirarse a este paraíso donde se decía que se encontraban antiguamente los famosos Campos Elíseos, lugar de vida bienaventurada, habitación de los dioses y descanso de varones justos, que citaba Homero.

Publicado: agosto 2015

publicidadalcordelroble - copia

También te puede interesar

Mucho arte en el Palacio de los Manrique de Lara en Pasarón de la Vera

Tiene Pasarón de la Vera un Palacio de por sí con mucho…

¿Un poquito de rocanrol?

¿Hace un poquito de rocanrol y unas copas entre amigos?

El intrépido Jeromín y Carlos V

Si usted siente pereza y quiere estirar las piernas en el mes…

Bendición de regalos en Jarandilla

En Jarandilla de la Vera los propios Reyes Magos bendecirán los regalos…