piscinas planve

10 piscinas únicas en el norte de Extremadura

Aquí no hay playas, pero sí un sinfín de piscinas naturales que salpican el norte de Extremadura en plena naturaleza.Puede uno recorrerse el norte de Extremadura de piscina en piscina, de charco en charco, y disfrutar un verano de lo más natural. Las hay para todos los gustos: recónditas, casi secretas, pero también bulliciosas con toda clase de equipamientos; con chiringuitos a pie de “playa” o donde solo llegan los aventureros; con toboganes de lo más natural o remansos de paz, pero todas, todas, rodeadas de paisajes que te hacen pensar que estás bañándote en el paraíso.

Son tantos kilómetros de costa interior, que sirva como muestra este top ten de las piscinas naturales del norte de Extremadura, un itinerario que nadie debería perderse este verano y que puede complementarse con visitas gastronómicas, culturales o patrimoniales aprovechando, además, las fiestas y eventos que se celebran en las comarcas del norte de Extremadura. Un turismo, el de charco en charco, de sensaciones para refrescarse.

LOS PILONES, EN EL VALLE DEL JERTE

pilones-garganta-infiernos-valle-jerte

Imagen cedida por la Oficina de Turismo del Valle del Jerte

Zambullirse en sus pozas, auténticos jacuzzis naturales que la erosión del agua ha ido creando en las rocas, es un auténtico placer para el cuerpo y la mente con aguas, además, transparentes y fresquitas. Los Pilones se ubican en la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, que guarda celosamente otros enclaves para darse baños solitarios a donde conviene llegar con guías, verdaderos sherpas del Valle del Jerte.

Es un lugar de culto para los amantes de la naturaleza por su extraordinaria belleza a donde solo se puede llegar caminando, a caballo o en vehículos de empresas autorizadas, lo que lo hace accesible para todas las edades. A pie son alrededor de seis kilómetros por una pista forestal con una duración estimada de dos horas desde el Centro de Interpretación de la Garganta de los Infiernos en Jerte, ya en continuo ascenso entre arboledas. Si bien también existe un acceso por arriba que conduce directamente a las también llamadas “marmitas gigantes”, que se toma en un desvío a medio camino entre Cabezuela del Valle y Jerte pasando un puente en dirección a la urbanización abandonada. Hay que dejar el coche en una portera y atravesar un bosque de castaños que combate mejor el calor y evita las pendientes pronunciadas de subida a Los Pilones. En todo caso, el premio es inmejorable.

EL NOGALÓN, EN JERTE

nogalón valle del jerte

El Nogalón es la piscina natural del pueblo de Jerte, de fácil acceso y dotada de todo tipo de servicios. Pero lo que la convierte en única es que una vez en el agua, mires a donde mires solo verás naturaleza en pleno Valle del Jerte con abundante vegetación y vistas increíbles. Los “chorritos” de agua que caen a un lado y los rollos en el río invitan, además, a los niños a pasar un día de baño completo. A un lado, con chiringuito, pero también merenderos, zona de sombra entre arena y césped, columpios y aparcamiento en su acceso. Se llega desde la N-110 cogiendo el desvío situado frente a la oficina municipal de Turismo de Jerte siguiendo las indicaciones del parque del Nogalón.

GARGANTA DE ALARDOS, EN MADRIGAL DE LA VERA

alardos

Aquí puede uno bañarse bajo siglos de historia, el puente romano que es símbolo de la Garganta de Alardos con vistas, nada más y nada menos, que a la sierra de Gredos. En aguas puras y transparentes de una garganta con varios charcos naturales que los bañistas convierten en improvisadas piscinas donde refrescarse. Es la entrada natural a Extremadura por Ávila y para llegar a Madrigal, el último pueblo de Cáceres, hay que atravesar toda la comarca de La Vera, lo cual es en sí mismo una escapada ideal con toda una oferta cultural, patrimonial, gastronómica y festiva además de su riqueza paisajística con abundantes zonas de baño más que atractivas. La Garganta de Alardos tiene un gran tirón entre los visitantes por su proximidad a Madrid o Ávila, y en sus alrededores hasta se han instalado no pocos famosos, y posee una amplia red de alojamientos turísticos y locales muy cuidados donde disfrutar del ocio veraniego. Puede uno llevarse la tartera, pero también dispone de gran oferta para comer a pocos metros del agua y de la zona de aparcamientos.

GARGANTA DE CUARTOS, EN LOSAR DE LA VERA

piscinas planve

La Vera ofrece multitud de charcos a cual más bonito y este es un enclave de postal sobre todo si se toma uno el momento de contemplarlo desde lo alto y apreciar el verde esmeralda de sus aguas, procedentes de Gredos. Es, junto al Lago de Jaraíz, uno de los más conocidos de Extremadura, también por su accesibilidad  desde el norte mismo de Extremadura y porque dispone de servicios para el visitante, que podrá incluso comer o tomarse un refrigerio observando las vistas desde los chiringuitos.

Es de postal, hoy en día de selfie, además, por el puente medieval que lo cruza entre exuberante vegetación, pero también porque puede uno tumbarse a tomar el sol sobre las rocas, grandes rocas de granito moldeadas por el agua, aguas abajo en la zona denominada solarium. Una estampa bien conocida de la Garganta de Cuartos, y muy atractiva, a donde se llega por la carretera EX-203 saliendo de Losar de La Vera. Lugar donde rematar una escapada a la comarca de La Vera, de gran valor cultural con el Monasterio de Yuste como baluarte.

LA VANGUARDISTA PISCINA DE DESCARGAMARÍA

piscinas planve

Foto cedida por Tomás Vega Roucher

Hay en la sierra de Gata una piscina natural fuera de lo común. La piscina vanguardista de Descargamaría, donde se quiso aprovechar el abrupto terreno con bancales, pero revestidos de cerámica esmaltada de colores. El resultado, un original y vistoso proyecto que aunó la funcionalidad con el diseño innovador firmado por el arquitecto Tomás Vega Roucher y el artesano Andrés Amores. Ambos idearon un sistema de revestimiento llamado E-corte consistente en dar forma a la arcilla antes de los procesos de cocción y esmaltado. Se trata de un sistema extremeño de cerámica esmaltada que resulta ideal para revestir superficies expuestas a la intemperie con gran atractivo por sus posibilidades de textura y color.

Es una grata sorpresa en la sierra de Gata, sobre el río Árrago, caracterizada también por la pequeña cascada que le da mayor vistosidad al enclave. No es muy grande, pero muy coqueta y dispone de zonas de arena y césped, juegos infantiles, abundante arboleda, aseos y chiringuito. Es un lugar diferente para refrescarse en una escapada a Robledillo de Gata, uno de los pueblos con más encanto de la comarca.

PERALES DEL PUERTO, EN SIERRA DE GATA

piscinas planve

La sierra de Gata alberga un amplio catálogo de zonas de baño rodeadas por la frondosa vegetación que caracteriza a la comarca, una de ellas en su puerta de acceso, en Perales del Puerto, en la ribera de Acebo, donde también destacan la propia piscina de Acebo, la de Villasbuenas de Gata con sus piedras zen o la de Hoyos, a escasos tres kilómetros de Perales. Según se van descendiendo las escaleras, se adivina una amplia zona de baño con chiringuito sobre terrazas con vistas al agua donde se puede comer o refrescarse mientras que en la otra orilla hay merenderos donde se puede llevar la comida de casa. Tiene la gran virtud, como es norma en la comarca, de estar enclavada en plena naturaleza, pero con equipamientos para disfrutar hasta de un trago fresquito como si estuvieras en una terraza mirando al agua. Muy recomendable, aunque sea para meter los pies en el agua e incluso dormir la siesta a remojo y en sombra o para cantar como un niño bajo el puente aprovechando el eco en una jornada de sensaciones que se multiplican si se adentra uno en la bonita comarca de sierra de Gata.

CASTILLO, EN LAS HURDES

piscina Castillo planve

Las Hurdes esconde muchos y variados tesoros para zambullirse en el agua,  con más o menos servicios y equipamientos, pero en la alquería de Castillo lo que más importa es, sin duda, su emplazamiento. Ya solo el camino por carretera desde Pinofranqueado, de la que distan apenas nueve kilómetros, exhibe la abundante y maravillosa vegetación de la comarca y anuncia un baño en el paraíso. Lo que es si se contemplan los alrededores desde el medio de la piscina natural de Castillo, un charco, no obstante, bien acondicionado, muy cómodo y de fácil acceso. Es, sin duda, un retiro espiritual en medio del paisaje de pinos y piedra de pizarra tan propio de Las Hurdes.

CASAR DE PALOMERO, EN LAS HURDES

planve piscinas

En Las Hurdes, pero con alma de Tierras de Granadilla se encuentra Casar de Palomero, donde el río Los Ángeles hace un hermoso remanso sin mucha corriente y con una amplia zona en la orilla para disfrutarlo. Es una zona sencilla, pero tan acogedora como los dueños del chiringuito que está pasando el puente a mano izquierda, donde da gusto parar a comer, incluso una rica paella por encargo, porque el trato es el de un chiringuito de cinco estrellas. Es una piscina tan auténtica como Las Hurdes, donde merece la pena zambullirse camino de la experiencia de conocer enclaves tan recomendables como el Meandro Melero en Riomalo o de probar la rica miel hurdana y volver a refrescarse en otras zonas de baño como el paseo ribereño de Pinofranqueado, dotado de varios chirinquitos en la orilla.

CASAS DEL MONTE, EN EL AMBROZ

piscinas planve

Probablemente entre las aguas más frías del norte de Extremadura, el paraje de La Fábrica es un placer para los sentidos en plena naturaleza con espacios bien diferenciados para darse el chapuzón, tumbarte a tomar el sol o en sombra y para comer cómodamente en los chiringuitos que hay pasando la pasarela, a la orilla del río. Es un espacio perfectamente adaptado para el uso sin perder la esencia de una piscina natural que destaca de entre las propuestas del Valle del Ambroz para darse un chapuzón. Recomendable seguir después la visita a Hervás y perderse por sus calles: una visita cultural, gastronómica y con mucho encanto.

LA GRANJA, EN TIERRAS DE GRANADILLA

piscinas planve

Es una de las últimas piscinas en incorporarse a la oferta veraniega del norte de Extremadura, en Tierras de Granadilla  y con el alma del Valle del Ambroz, cuyo río comparte con las cercanas piscinas de Abadía y Segura de Toro. Es una piscina de las más recientes, dotada de servicios para el bañista, a donde escaparse en un momento a refrescarse o en un alto en el camino al maravilloso Valle del Ambroz.

Publicado: junio 2015

Ten natural swimming pools in the North of Extremadura

Más piscinas en Verano de agua dulce