Por los montes de Cáparra

El viajero que se pierda por donde se hermanan las tierras pizarrosas con las graníticas, allá por la comarca de Tierras de Granadilla, fronteriza con Las Hurdes, el Valle del Ambroz, la Sierra de Gata y el Valle del Alagón, seguro que se da de bruces con la antigua ciudad de Capara, Cappara, Capera o Kapasa, que así aparece citada en viejos legajos y que, hoy en día, todos llamamos Cáparra. El geógrafo greco-egipcio Ptolomeo la sitúa entre los vetones, pueblo indígena que correteó por gran parte de la provincia cacereña antes de que Roma llegara con sus legiones.

FLORALIA 2015 (TEO Y CARMEN LUQUE)
Altas autoridades romanas anuncian el inicio de “La Floralia-2015”

Los vetones, junto con los lusitanos, vendieron cara su piel antes de doblegarse ante el imperialismo romano. Pero cuando Roma se apodera de Cáparra, decide, dada su situación estratégica, otorgarle la categoría de Municipio de Derecho Latino. Ocurrió el acontecimiento el año 74 después de Cristo, cuando el emperador Vespasiano proclamó el “Edicto de Latinidad” para las provincias hispanas.  De esta manera, la antigua ciudad indígena recibió una fuerte y fructífera romanización. Como huella del mundo vetón, el viajero puede visitar la aledaña finca de “Casablanca”, donde se expone una de esas esculturas zoomorfas, que parece representar un jabalí y que se erige, sin lugar a dudas, en la figura de mayores dimensiones del círculo de los verracos de la provincia de Cáceres. El primer investigador que estudió esta escultura fue Jaime Río-Miranda Alcón, el cual descubrió una escritura latina en el lomo izquierdo de la figura pétrea, donde se lee: LIVL ANX (L (ucius) IV (ius) AN (norum).  Seguramente la pieza fue reutilizada como elemento sepulcral, ya que apareció a 100 metros de la necrópolis sur de Cáparra y muy cerca del anfiteatro romano, el que excavara José María Blázquez en la década de los 60.

LA FLORALIA

 Tres esbeltas y guapas damas romanas en "La Floralia-2015"
Tres esbeltas y guapas damas romanas en “La Floralia-2015”

El viajero debe saber que Cáparra fue amurallada en el Bajo Imperio y que abarca una superficie entre 12 y 14 hectáreas. A sus pies, corre el río Ambroz, también llamado del mismo modo que la ciudad. Antonio Floriano sería el primero que inició las excavaciones, en 1929.  Luego vendría Blázquez, continuándolas Enrique Cerrillo en 1985. Dieron en ver la luz el anfiteatro, la muralla, el foro, diversos templos, la basílica, la curia, las termas, las viviendas (tipos “Insulaes” y “Domus”) y, con el proyecto “Alba Plata”, iniciado en 2001, se pretende descubrir el teatro y otras edificaciones.  Pero el dinero para Cáparra ha disminuido ostensiblemente, ya que, en 2012, la Junta de Extremadura destinó un 22,8% menos para Patrimonio Cultural.

Con plena seguridad, el monumento emblemático de esta ciudad que se fue despoblando paulatinamente a raíz del siglo IV es el arco tetrapylum (cuadrifronte), único en toda España y que se alzó a finales del siglo I.  Con el despoblamiento, quedó reducida a un pequeño núcleo denominado Las Ventas de Cáparra.  Luego, fue tierra baldía, entrando a formar parte de lo que los legajos describen como “los espesos y sombríos montes de Cáparra”, por donde tenían su cobijo y abrigo los integrantes de la conocida cuadrilla de “Los Muchachos de Santibáñez”, nutrida partida de paisanos, sobre todo del lugar de Santibáñez el Bajo, radicalmente antiabsolutistas y conocidos como “los primeros anarquistas extremeños” (primera mitad del siglo XIX).

LA FLORALIA (LEGIONARIOS ANTE EL ARCO)
Legionarios romanos ante el arco cuadrifronte de Cáparra, en”La Floralia-2015″

Actualmente, Cáparra es puesta en valor gracias a la fiesta de “La Floralia”, organizada por el Centro de Desarrollo Rural (CEDER) de la mancomunidad de Trasierra-Tierras de Granadilla, que sigue los patrones de aquellos rituales que los romanos celebraban en honor de la diosa Flora, coincidiendo con la explosión primaveral.  Por ello, el viajero bien puede anotar en su agenda la fecha de su conmemoración y recrearse con el magno espectáculo de las carreras de cuádrigas, las luchas de los gladiadores, los desfiles de los centuriones, la taberna y el mercado romanos o las danzas y los juegos de la antigua Roma, y todo dentro del incomparable marco de esta ciudad que es mitificada en algunos romances que se cantan por el cercano territorio de Las Hurdes.  Y de este territorio bajarán el próximo año un puñado de aguerridos montañeses, descendientes de los históricos vetones, para impedir el paso a las imperialistas legiones romanas.  Seguro que el viajero verá cómo estos guerrilleros penetran en Cáparra, toman prisioneros y se los llevan a su fortificado castro de Lama, situado en “El Cotorru de la Antigua”, al oeste de las altivas y fragosas cordilleras jurdanas.

Publicado: 22 mayo de 2015

Fotografías cedidas por CEDER Cáparra

 

También te puede interesar

El Museo Vostell de Malpartida de Cáceres propone noches Bajo las estrellas

Las noches de julio en el Museo Vostell de Malpartida de Cáceres

Segunda Jamonada Experience en Parada de La Reina con Felipe Gil

La segunda Jamonada Experience de Parada de la Reina y Felipe Gil…

La Feria de Mayores de Extremadura cumple los 20

20 años años cumple la Feria de los Mayores de Extremadura con…

Aprende a dominar la luz en Baños de Montemayor

Del 30 de septiembre al 2 de octubre, Baños de Montemayor será…