El TOP TEN de las piscinas naturales del Norte

En el norte de Extremadura no habrá playa, pero sí piscinas naturales donde quien prueba, repite. Su mayor atractivo, sin duda, su enclave en plena naturaleza, porque bañarse contemplando sus paisajes es un remanso de paz, pero también sus aguas transparentes proporcionan bienestar para el cuerpo y la mente. Las hay más recónditas, casi mágicas, y las hay más bulliciosas, con toda clase de equipamientos. Las hay con chiringuitos a pie de «playa» y las hay tan alejadas que o te llevas la merendola, o no catas nada. Las hay más accesibles para todos los públicos y las hay más reservadas a los intrépidos. En fin, hay para dar y tomar, pero hemos pedido a Amar Extremadura que nos seleccione sus diez preferidas y este es el top ten, para que rematéis el verano en el paraíso.

1. LOS PILONES EN JERTE

Foto cortesía de Amar Extremadura

Los Pilones, foto cortesía de Amar Extremadura

¿Te imaginas bañarte en jacuzzis naturales excavados en la roca? Por algo es reserva natural, pero bien podría ser un «parque acuático» en estado puro por su singularidad y belleza. Es un lugar de culto para los amantes de la naturaleza por su extraordinario entorno y porque solo se llega caminando o, como mucho, a caballo o en vehículos autorizados, pero no particulares. Probablemente sea de las más conocidas del país, en el corazón del Valle del Jerte, y su imagen esté en la retina de mucha, pero mucha gente.

 

 

 

2. EL LAGO DE JARAÍZ DE LA VERA

JARAIZ 1

El Lago de Jaraíz de la Vera

Es un referente en las piscinas naturales de Extremadura. Tanto que opta a ser «bandera azul», la segunda de Extremadura tras la de Orellana, en Badajoz. Se puede hablar de todo un complejo turístico porque dispone de buenos accesos, aparcamientos, sombra, restaurantes…y lo mejor, aguas cristalinas en un recinto de grandes dimensiones para pasar jornadas completas.

3. PISCINA NATURAL DE ACEBO, EN SIERRA GATA

ACEBO MARIAN

PIscina Natural de Acebo

Podría decirse que es una de las más bonitas y cuidadas de la región y cuenta con hasta tres piscinas, a cual con más encanto. Tiene el mismo denominador común, aguas nítidas y abundante vegetación, pero también césped, mucho césped y restaurantes con agradables terrazas.

4. LA PESQUERONA Y EL SIMÓN EN CABEZUELA DEL VALLE, EN PLENO VALLE DEL JERTE

pesquerona

Foto cortesía de Amar Extremadura

En realidad son dos piscinas naturales espectaculares en la misma N-110, en pleno corazón del Valle del Jerte, por lo que el bañista se ve rodeado de cerezos en la época del año en que los vecinos recogen el preciado fruto de la cereza. Está equipada con todos los servicios necesarios para pasar el día cómodamente y hasta parque infantil e incluso arena además de las zonas de césped.

 

 

5. LA FÁBRICA EN CASAS DEL MONTE, EN EL VALLE DEL AMBROZ

Foto cortesía de Amar Extremadura

La Fábrica en Casas del Monte, foto cortesía de Amar Extremadura

Las aguas fresquitas de este paraje son un placer para los sentidos en plena naturaleza y con espacios claramente diferenciados para darse el chapuzón y para comer bien protegidos del sol. Puede elegir entre varios restaurantes con terrazas mientras los niños pueden disfrutar a la vez de la aventura del río y de tirarse al agua, como harían en cualquier piscina artificial.

 

 

 

6. GARGANTA DE ALARDOS EN MADRIGAL DE LA VERA

Garganta Alardos en Madrigal MERCHE

Garganta de Alardos

Aquí puede uno bañarse bajo todo un puente romano que es símbolo, además, de la garganta con nada más y nada menos que la sierra de Gredos al fondo. Es la entrada natural a Extremadura por Ávila y está dotado con una red de alojamientos turísticos, restaurantes y hasta locales nocturnos. Destaca la pureza de sus aguas y la gente menuda disfruta jugando entre los rollos mientras puede a uno sorprenderle una nutria correteando por entre las rocas.

 

 

7. EL VAO EN CABEZUELA DEL VALLE, EN EL VALLE DEL JERTE

Foto cortesía de Amar Extremadura

El Vao, foto cortesía de Amar Extremadura

Sorprenden las dimensiones de esta piscina que bien podría decirse que está entre las más grandes de Extremadura. Enclavada en pleno Valle del Jerte, es muy accesible y en su pasarela metálica cuelgan hasta los célebres candados de amor. Dispone de todos los servicios necesarios para pasar cómodamente un día en el río.

8. EL NOGALÓN, EN JERTE

piscina natural de jerte - copia

El Nogalón en Jerte

Es tan accesible, que se encuentra dentro del pueblo que da nombre al río, Jerte. Es un singular espacio perfectamente diseñado para el disfrute y no solo cuenta con los equipamientos propios de otras piscinas naturales, sino también con polideportivo y merenderos de los de toda la vida.

9. GARGANTA DE CUARTOS EN LOSAR DE LA VERA

cuartos

Losar de la Vera, foto cortesía de Amar Extremadura

Probablemente esté entre los charcos más conocidos de Extremadura vista la gran afluencia de visitantes que recibe cada año. Su paisaje es de postal con el puente que lo cruza, la rica vegetación que la rodea y el color esmeralda de sus aguas procedentes de Gredos. Es un paraje salpicado por pozas de gran singularidad mientras dispone también de servicios para el turista.

10. LA PISCINA NATURAL DE HOYOS, EN SIERRA DE GATA

Foto cortesía de Amar Extremadura

Piscina natural de Hoyos, foto cortesía de Amar Extremadura

Es un auténtico vergel en plena Sierra de Gata, enclave de por sí paradisíaco, donde uno puede encontrar momentos para la relajación y complementos para pasar un agradable día de baño con zonas verdes, parrilla, bar de copas y hasta una biblioteca para entretenimiento de los bañistas.

Y DE REGALO…PORQUE NO HAY DIEZ SIN ONCE:

11. EL PUENTE EN PINOFRANQUEADO, EN LAS HURDES

planVE

Piscina natural de Pinofranqueado

Si por algo destaca esta zona de baños, además de por estar enclavada en un entorno de belleza natural como es la comarca de Las Hurdes, es por el paseo ribereño que ofrece dotado con toda una serie de chiringuitos a orillas del río cual «paseo marítimo», dicho cariñosamente.

Que ustedes lo disfruten.

ENGLISH VERSION The TOP TEN of natural pools in North Extremadura