Cerecera

La Cerecera exprime todo su jugo al Valle del Jerte

Cerecera llaman en el Valle del Jerte al periodo de recolección de la cereza y por eso es el nombre elegido para identificar el amplio programa de ocio y turismo que se desarrolla en esta comarca del norte de Extremadura de finales de mayo a principios de agosto, de forma paralela a la campaña agrícola. Durante ese tiempo, la carretera N-110 que une Plasencia con Soria y atraviesa el valle jerteño, es un auténtico hervidero de  camiones que van y vienen para cargar la fruta y repartirla por los mercados nacionales o llevarla hasta Reino Unido, Alemania, Dinamarca, Italia, Holanda, Bélgica o Brasil, entre otros destinos. Siguen una ruta con múltiples direcciones, porque buena parte de la cosecha se exporta: hasta el 60 por ciento de las 15.000 toneladas de cerezas que se recogen de media cada temporada acaba en mercados extranjeros.

cerecera planveLa Cerecera pretende promocionar la comarca y poner en valor su fruta estrella con iniciativas relacionadas con la naturaleza, gastronomía, agroturismo y cultura popular. Se inaugura a finales de mayo con un mercado y unas jornadas gastronómicas de la cereza y se clausura con una convivencia festiva a principios de agosto, variando en cada edición las localidades que acogen los eventos programados.

Lo cierto es que se ha convertido en un reclamo turístico que alarga la estela del Cerezo en Flor del Valle del Jerte, fiesta de Interés Nacional, que concentra en la comarca a miles de visitantes en las dos semanas en las que sus cerezos se tiñen de blanco, entre marzo y abril. De hecho, muchos de los que acuden a principios de  primavera lo hacen también en esta nueva etapa, como los turistas japoneses, especialmente unidos a una tierra en la que los cerezos son objeto de culto como  en su país.

cerecera planveSe trata de un tiempo perfecto para disfrutar del paisaje del Valle del Jerte, de sus rutas y, sobre todo, de sus piscinas naturales y gargantas. Buena parte de las más afamadas del norte de Extremadura se reparten por la comarca: El Nogalón, La Pesquerona, El Simón, El Vao, El Prado Sancho, El Risco de la Virgen y el de la Cabezamerina y las gargantas de El Caozo y las Nogaledas así como la Garganta Marta y, la estrella, la Garganta de los Infiernos. Piscinas naturales, únicas, de Extremadura y cascadas imprescindibles del norte de Extremadura, todo un atractivo para el visitante y los vecinos.

Mientras uno se pone a remojo en alguno de estos vergeles, puede que se contemple el proceso de recolección, depende del que se elija. Quien lo desee puede incluso convertirse en recolector, porque uno de los atractivos de la cerecera es precisamente visitar las fincas y coger cerezas durante junio y julio, un plan de agroturismo que cuenta con fieles seguidores.

El generoso Valle del Jerte  abre los fines de semana, además,  las puertas de sus cooperativas, para mostrar cómo se trabaja en ellas y aprender a distinguir las distintas variedades acogidas a la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte.

La picota entra en la cocina

El Jerte en pleno se implica de forma viva en este proyecto, incluidos sus hosteleros, que diseñan menús con la cereza como ingrediente principal. Hasta mediados de julio, se puede disfrutar de las Jornadas Gastronómicas de la Picota en establecimientos que incluyen en su carta delicias como ensalada de naranja con confitura de cereza, cochinillo cochifrito con vinagreta de cerezas o tiramisú hecho con el fruto rojo. Son solo algunos ejemplos para que la boca se vaya haciendo agua… Mientras un clásico es ya la degustación popular del gazpacho de cerezas.

cerecera planveRutas guiadas por la naturaleza y cascos urbanos, animación callejera y actividades para niños y mayores completan un programa que invita a buscar la propuesta que más se adapte a las expectativas de cada cual.

La Cerecera ofrece también opciones de disfrute para los deportistas, con eventos como la Marcha BTT Entre Cerezos. Quien se quede sin plaza o prefiera ir por libre, puede consultar los  senderos del Centro BTT del Valle del Jerte, referente indispensable para los aficionados a las dos ruedas. Además, en la comarca operan distintas empresas de turismo activo que ofrecen vivir emociones como el barranquismo, piragüismo o la espeleología, con programas diseñados a la carta o adaptados a la práctica en grupo.

La Cerecera del Valle del Jerte tiene lugar de final de mayo a principios de agosto en los pueblos de la comarca como continuación del Cerezo en Flor.

Publicado en mayo de 2015

The “Cerecera” or cherry harvest squeezes the all the juice form the Jerte Valley