Ruinas perdidas en lugares recónditos

Hoy traspaso mis propios límites y salgo de la Rivera Fresnedosa para daros a conocer unas ruinas perdidas en las proximidades de Grimaldo. Se trata del convento de Nuestra Señora de los Ángeles, o también conocido como el convento de la Moheda. Los primeros indicios de este conventual los encontramos en el censo de Floridablanca, según Santa Cruz. Dicha crónica cuenta que “en un sitio desierto a una legua de Mirabel había una ermita con la advocación de Nuestra Señora llamada de la Moheda. Hacia 1942, en que se trataba de reedificar la ermita, se ofrecieron varios religiosos de la Tercera Orden de San Francisco a cuidarla formando un eremitorio y consiguen bula en 1492 para fundar monasterio”.

IMG-20150127-WA0003Ya en el Interrogatorio de la Real Audiencia de Extremadura confeccionado en 1791, se dice, al referirse a Grimaldo, “que en término de esta hai un Convento de Religiosos Observantes de Nuestro Serafico Padre San Francisco, con la adbocazion de Nuestra Señora de los Ángeles, su fundacion año de mil quatrocientos noventa y dos, se compone a el presente de diez sacerdotes, tres legos, tres donados y un criado, su fundación contiene diez y seis sacerdotes, ignorandose el de legos y donados, se mantiene enteramente de limosnas. No tiene enseñanza pública ni pribada, más que la continua del pulpito y confesionan en su convento y lugares de su guardiania.”

IMG-20150127-WA0009Será Madoz, en su Diccionario Geográfico, quien nos hable en 1847 de este convento franciscano, con título de Nuestra Señora de los Ángeles, en completa ruina.

Unos años antes, el 21 de junio de 1838 concretamente, el Boletín Oficial de la Provincia de Cáceres, informa de unas ventas de bienes nacionales. Estas eran fruto de la desamortización de Mendizábal (1836-37). Se trata de las fincas procedentes del convento, subastándose una suerte llamada del Castañar, una huerta y jardín del convento, y otra huerta llamada de la viña. En ellas había olivos, castaños, álamos, nogales, ciruelos, higueras o parras.

 

IMG-20150127-WA0006 - copia

En la actualidad, el convento lucha por mantenerse en pie. Se encuentra en una finca que es propiedad privada, aunque es cierto que próximo a él pasa un camino público. Al lugar se accede descendiendo la Sierra de Zapatero dirección Casas de Millán. Pocos datos más os puedo dar de él. Os invito a perderos paseando por esta serranía y encontraros con este testigo histórico de un  tiempo pasado, incansable sufridor de tempestades, guerras y miles historias que nunca conoceremos.

Publicado: 28 enero 2015

Fotografías cortesía de Raúl Granados