La Encamisá, en Torrejoncillo

Nadie sabe muy bien el origen de La Encamisá, que se celebra cada siete de diciembre en Torrejoncillo, pero todos los que participan saben que sus padres, sus abuelos y los abuelos de estos también salieron a caballo y andando, armados con escopetas, cubiertos con mantos blancos y custodiando el estandarte de la Virgen por las calles del pueblo.

La víspera del día de la Inmaculada Concepción, todos tienen a punto los mantos de puntillas y los dulces elaborados en las casas. Han reunidos leños en sus fogatas (“joritañas”) para combatir el frío y compartir los dulces, allí los más pequeños quemarán sus “jachas” hechas con manojos de gamones de la zona.

ENCAMISA 3 con marca de aguaParada de la Reina 2018 Plasencia planVE ExtremaduraCerca de las diez de la noche los habitantes del pueblo están en la plaza y allí esperan a que se abra la puerta de la iglesia de San Andrés y salga el estandarte azul con la imagen de la Virgen bordada sobre el fondo. La recibe el mayordomo, que monta un caballo ataviado para la ocasión y lo muestra a todos los presentes, todo el pueblo es una exclamación de vivas a la Virgen y disparos de escopetas. El estandarte recorre el pueblo, entre exclamaciones de alegría, rodeado por los jinetes que llevan encima el manto blanco bordado a veces con estrellas. Se disparan cientos de salvas al cielo y se pronuncian miles de vivas a la Virgen. Después de dos horas y media de recorrido el estandarte vuelve a la iglesia y los vecinos dejan pasar la noche en la calle, alrededor del fuego, comiendo dulces y relatando lo sucedido. Al día siguiente se inicia un año de preparación para la próxima Encamisá, en Torrejoncillo.

Distancias a Torrejoncillo 

Desde Coria, 13 kilómetros.

Desde Plasencia, 53 kilómetros.