Tierra de olivar, tierra de Granadilla

El paisaje de las tierras de Granadilla está repleto de olivar. Es un horizonte que mezcla color, tradición y forma de vida. En esta época del año, es fácil ver a familias enteras trabajando en el campo, recogiendo el fruto del olivo. Una imagen, que se repite desde hace siglos.

La jornada comienza temprano, en la cocina.  La madre es la que se encarga de preparar lo necesario para que no falte de nada a la hora de reponer fuerzas. Esos guisos que sólo consiguen un sabor único si luego se prueban en el campo.

Y es que se necesita mucha energía para varear, recoger, seleccionar y transportar la aceituna.

Eso sí, el recuerdo que tienen nuestros mayores de esa época pasada es inmejorable. Era un tiempo de esfuerzo, sí. Pero también, una etapa de unión, de cariño y de mucha entrega.

Quizás fue por su amor a la dehesa,  a la tierra, a lo que de ella sale. O puede, que su descubrimiento de lo realmente auténtico. El poeta José María Gabriel y Galán eligió Guijo de Granadilla como lugar para vivir.

Sus versos, dedicados a esta zona, reflejan ese sentimiento que pocos han podido expresar.

En  Guijo, dicen, encontró el tiempo y sosiego para madurar su poesía. Debido a su sensibilidad y sus dotes de agudo observador, se dedicó a escribir lo que le inspiraba el nuevo entorno en el que se desenvolvía. Poesías de pura raigambre racial, retratan las vidas de los humildes labriegos que trabajan y habitan en la dehesa; de los pobladores de estos pequeños núcleos rurales extremeños; de los amoríos entre los “pastorcillos” y las “jóvenes zagalillas”. Al nacer en 1898 su primer hijo Jesús, compone El Cristu benditu, primera de sus famosas Extremeñas en las que emplea la lengua vernácula, “el castúo“. En esa poesía refleja el autor la vida gris que pasó en su primera juventud y el gran cambio hacia la alegría que experimentó al respirar el aire del norte extremeño.

El ayuntamiento de Guijo de Granadilla mantiene la casa que habitó, como museo, donde se muestran manuscritos y objetos personales del poeta, donación de sus herederos.

 La Casa Museo de Gabriel y Galán, entre los diez museos imprescindibles del Norte de Extremadura:

10 museos imprescindibles del Norte de Extremadura