La piscina natural de Jerte

El río Jerte nace en lo alto de la montaña, muy cerca de Tornavacas, atraviesa esta localidad y a su paso recibe las aguas de las gargantas cercanas, así, imponente, llega a Jerte, el segundo pueblo en su recorrido. En este pueblo, bajo un puente, y rodeado de laderas sembradas de cerezos, en verano el río se disfruta como una gran piscina natural, de aguas muy frías y espacios amplios alrededor. Dispone de chiringuito y es un lugar lleno de encanto, a donde acuden vecinos y visitantes porque no tiene desperdicio. Ya lo sabéis, es la piscina natural de Jerte, en el Valle y el río del mismo nombre.

Disfruta del Verano de agua dulce