Esos “incómodos” inquilinos

Bichos, insectos y gusarapos: esos seres que conviven con nosotros y que la mayoría de las veces nos producen rechazo, asco o repelús, e incluso hasta nos dan miedo.

Ellos también cumplen su misión en el ciclo vital de la sabia naturaleza y en verano están más presentes que nunca. Desde los dípteros, como moscas, mosquitos y tábanos, pasando por abejorros, avispas y abejas, mención especial para los arácnidos, las elegantes libélulas, los temibles murciélagos, los numerosos lagartos y lagartijas, las sinuosas culebras o las tan criticadas cucarachas hasta llegar a las domésticas hormigas.

Ainhoa Miguel
Ainhoa Miguel

Llega el verano al norte extremeño y ellos no cogen vacaciones, sino todo lo contrario, están en temporada alta y a pleno rendimiento. En ocasiones, estos incómodos visitantes acaban campando a sus anchas por nuestro hogar y en muchos casos, somos nosotros los últimos responsables. La contaminación y el abuso de pesticidas y plaguicidas están detrás de la alteración de los ecosistemas y en consecuencia de la proliferación de plagas de muchos de estos seres vivos.

Los ataques contra la naturaleza desembocan en desequilibrios entre las poblaciones de animales e insectos y aparecen especies resistentes a determinados insecticidas y se destruyen depredadores naturales de plagas.

Cada ser vivo tiene su sitio en el planeta Tierra. Si nos parasemos a pensar en la misión de todos estos bichitos, empezaríamos a verlos con mejores ojos, y sobre todo, empezaríamos a respetarlos.

Ainhoa Miguel
Ainhoa Miguel

Las moscas y los escarabajos excavadores son muy importantes en la eliminación de los cadáveres de los animales. Las coloridas y llamativas libélulas nos libran de moscas, de hormigas, abejas y avispas siempre y cuando sean de menor tamaño. Las abejas transforman el néctar de las flores en la riquísima miel; las arañas se alimentan de otros animales, fundamentalmente insectos, y controlan sus poblaciones.

La mayoría de los reptiles son carnívoros y por ello son capaces de eliminar muchas criaturas como insectos o pequeños roedores que representan una amenaza para los cultivos. También las serpientes ayudan en la disminución de pequeños mamíferos.

Sin lugar a dudas el mejor insecticida natural es el murciélago. Debido a sus hábitos nocturnos y a la asociación maligna a la que han estado vinculados en algunas culturas ha provocado que los hombres huyan de él. Los antepasados de Batman ayudan a controlar las plagas y son los principales depredadores de insectos voladores nocturnos.

Son algo más que bichos, son la garantía de que pertenecemos a un ecosistema, a un orden biológico, y tienen, al igual que nosotros, una función que cumplir en el medio ambiente.

Ainhoa Miguel
Ainhoa Miguel

 

 

 

También te puede interesar

Cine asiático en la Filmoteca de Extremadura en Cáceres

La programación de la Filmoteca de Extremadura presenta un mes de octubre…

Ruta BTT a la Almenara de Gata

La Almenara de Gata, una antigua fortificación árabe se muestra altiva en…

Rodrigo Pastor, de Capitán Troner a poeta por una buena causa, en Plasencia

Rodrigo Pastor Sendín, más conocido en su faceta musical como líder del…

El Torbellino de Colores de Alba Deliz inunda el Hotel Carvajal Girón

Torbellino de Colores de Alba Deliz es la primera exposición