merche cubierta

Un lujo de Festival Folk el de Plasencia

No descubro nada destacando a estas alturas del Festival Internacional Folk de Plasencia que sus actuaciones son de primera fila y gratis. Pero conviene resaltarlo porque fuera hay quien todavía llama por teléfono preguntando dónde puede comprar las entradas para ver a Kroke y, claro, se sorprende porque sería capaz de hacer los kilómetros necesarios y pagar lo que fuera por ir a uno de sus conciertos. Pero también porque dentro, mientras, hay quien no aprecia el privilegio de contar con semejante oferta musical a la puerta de casa.

Oficina de Turismo de Plasencia

Oficina de Turismo de Plasencia

Privilegio, sí, porque aunque la música folk no sea lo suyo o desconozca quiénes son Kroke, debe saber que el grupo que así se llama y abre el festival el jueves, 21 de agosto de 2014, es de gran prestigio internacional y verlos en Plasencia no cuesta un céntimo por el empeño, de agradecer, de las administraciones.

Igual cuando se le dice que su música fue incluida por Steven Spielberg en la banda sonora de La Lista de Shindler le empieza a sonar. Tiene ese aire a lo klezmer, la música hebrea por excelencia, aunque en veinte años de trayectoria ha ido absorbiendo influencias balcánicas, del jazz o sonidos del Oriente y su directo es fascinante porque son grandes instrumentistas y maestros de la improvisación. Como dirían sus seguidores, que somos muchos, el trío polaco que nos visita ha creado un estilo propio que han compartido en escenarios de todo el mundo incluso con Van Morrison, Nigel Kennedy o Peter Gabriel.

Oficina de Turismo de Plasencia

Oficina de Turismo de Plasencia

Pero Kroke no es el único lujo del Festival Folk de Plasencia. Este año lo acompañan un elenco de grandes artistas, lo cierra el sábado, 23, Kepa Junquera, “reincidente” en esta plaza, y ha contado a lo largo de diecinueve años con grandes intérpretes de la talla de Gwendal, Kila, Carlos Núñez, Luar na Lubre, Hevia, Acetre y un largo etcétera como Capercaille, allá por el año 1999, cuando se inició la ya costumbre de ambientar la ciudad con música por las calles, seguida después por los talleres que hoy persisten incluso con divertidas novedades. Aquel año Eliseo Parra, uno de los mejores intérpretes de música tradicional en España, quiso glosar la figura del placentino García Matos, máximo estudioso del folklore además de impulsor del flamenco. Lo que consagra precisamente esta cita, como es la unión de la música tradicional y la innovación.

Oficina de Turismo de Plasencia

Oficina de Turismo de Plasencia

Celebrado, además, en la Torre Lucía, un recinto amurallado que recoge el poso histórico de una ciudad que tiene la suerte, además, de convivir con las fantásticas comarcas del Norte de Extremadura con lo que se suma a la oferta turística del verano por convicción de las administraciones. Porque de hecho, en sus orígenes fue la confirmación de que aún siendo de distintos colores, podían aunar esfuerzos y crear eventos como éste que tiene una clara rentabilidad cultural, pero también económica como auténtico reclamo turístico que es. Desde luego estamos ante un festival consolidado donde el esfuerzo y la imaginación han compensado un presupuesto cada vez más ajustado en los tiempos que corren.

Para saber más del Festival Folk de Plasencia:

Kroke abre y Kepa Junquera cierra el Festival Folk de Plasencia

Los talleres del Festival Folk de Plasencia prometen