Search

Tarde de domingo en Galisteo

La primera vez que escuché su nombre: Galisteo, me sonó a fiesta. Acababa de llegar a Extremadura y me hablaron de un pueblo muy pequeño rodeado de una muralla de construcción árabe y muy cerca de Plasencia. No dudamos en conocerlo. Lo distinguimos desde la carretera, allí en lo alto de una loma, rodeado por su gruesa muralla hecha de piedras lisas y redondas tomadas seguramente de la orilla del Jerte, que  discurre a sus pies.

Panorámica de Galisteo
Nidos de golondrinas en Galisteo

He vuelto muchas veces a Galisteo, siempre rodeada de gente, amigos que vienen a visitarnos y a hacer turismo por estas tierras, sin embargo, hace pocas semanas, cuando ya se presentía el verano, pero aún las flores de la primavera se erguían hermosas en el campo, fui en una visita solitaria a Galisteo y creo que algo pasaba justamente esa tarde, porque el pueblo me conmovió como nunca. No había nadie en sus calles, las ventanas y las puertas cerradas no dejaban escapar una conversación, ni siquiera el reflejo azul de los televisores traspasaba las persianas. Hacía calor y las golondrinas, alborotadas, iban una y otra vez hasta sus nidos colgados en las altas puertas de la muralla, donde los pichones esperaban con sus bocas abiertas y sus chillidos. Di la vuelta al pueblo en torno a la muralla y sólo se escuchaba, además de los pájaros, algún coche solitario por la autovía y el río bajando entre las piedras junto a los chopos. Supuse que podría escribir un cuento de suspenso que ocurriera en aquel solitario paisaje  –ya una vez vi en Galisteo a Nosferatu, pero esa es otra historia– cuando de pronto una familia, padres, hijos, algún tío y dos abuelos, aparecieron entre las piedras y rompieron con risas y conversaciones el silencio del paseo. Supongo que la siesta se acababa, así que decidí fotografiar un banco solitario como prueba de esa tarde de domingo en Galisteo.

Si quieres saber más sobre el Valle del Alagón, lee a Ainhoa Miguel en Carretera y manta

Si quieres leer más textos de Marian Castillo, pincha aquí.

También te puede interesar

Coria Sabor Micológico 2023, planazo gastronómico de otoño todo noviembre

Coria Sabor Micológico 2023 se celebra durante todo noviembre. Es uno de…

Camina de Plasencia a Cabezabellosa

Una ruta entre Plasencia y Cabezabellosa es el plan del Centro Excursionista del Campo…

Ruta en Hervás por tres caminos históricos

Mayo comienza en Hervás con una ruta al Berrocal, que comenzará en…

Los Burgim tocan en Hervás

Los cacereños Burgim actúan en Hervás. El Picaporte abre su agenda de…