Martilandrán tira la casa por la ventana

La alquería de Martilandrán tira la casa por la ventana en la conmemoración de Santa Ana, su patrona.Las fiestas se extenderán a lo largo de los 25, 26 y 27 del presente mes de julio.

Casa tradicional de Martilandrán, con mujer hilando a la puerta, hacia 1911 (Foto: Venancio Gombau)
Casa tradicional de Martilandrán, con mujer hilando a la puerta, hacia 1911 (Foto: Venancio Gombau)

Bien dijo quien afirmó que el Valle del Malvellido es el valle más estrecho habitado de toda Europa. Al fondo, corre el espumoso y serpenteante río Malvellido, trazando unos meandros que flipan al más insensible de los mortales. Pues colgado de las sierras que bajan a beber al mentado río, se encuentra el pueblo de Martilandrán. Una aldea sencilla dentro del concejo de Nuñomoral, cuya estampa ha aparecido en miles de fotografías, debido a que, hasta no hace mucho, conservaba un auténtico núcleo de genuina arquitectura jurdana, que algunos la catalogan como “arquitectura negra”. Lamentablemente, viajeros, escritores y otros correveidiles sin escrúpulos escribieron desatinadas páginas sobra esta alquería, al igual que sobre otras de la comarca.

Hasta no hace mucho, este pueblo de Martilandrán fue incluido por mentes calenturientas y enfermizas dentro de “Las Hurdes negras”, rebuznando que sus habitantes desconocían las camas y que se acostaban sobre un montón de helechos que “se renovaba solo una vez al año, cuando se habían podrido hasta convertirse en abono con que fertilizar la tierra”. Estas aberraciones las vertían los responsables de la Misión Cultural que puso en marcha la Comisaría de Extensión Cultural del Ministerio de Educación Nacional, en pleno, duro y oscuro franquismo (agosto-octubre de 1955). Una Misión Cultural que, sin visión alguna de corte antropológico y socio-histórico, volvía a repetir las mismas sandeces que otros que les precedieron, llámense Luis Buñuel, Gregorio Marañón o Luis Carandell, algunos de los cuales, por cierto, tienen rótulos, desgraciadamente, en plazas, calles o edificios institucionales de la comarca, colocados sin contar con el parecer del pueblo hurdano.

Del y gris al tecnicolor

Dejando bien atrás las mentiras y las pinceladas negras, toca ahora mostrar la página tecnicolor del carácter festivo de los vecinos de Martilandrán, apodados y conocidos cariñosamente en la comarca como “galgueños”. Desde hace siglos, celebran por todo lo alto y tiran la casa por la ventana a la hora de celebrar a Santa Ana, su patrona.

Cartel de las fiestas
Cartel de las fiestas

En lo que toca a este año, el programa ya está en la calle, refiriéndonos que el próximo viernes, día 25 de julio, festividad de Santiago, se abrirá la llamada “barra de la fiesta” a las ocho de la tarde, para dar paso, a las 24:00 horas, a la primera verbena, que será amenizada por la orquesta “Évanix”. Cuando asome tímidamente la alborada del día central de los festejo, 26 de julio, los tamborileros, figura esencia de todo pueblo hurdano que se precie, desgranarán sus sones por toda la alquería, despertando a los vecinos. Más tarde, se escuchará al instrumental de la charanga “Chuku”, que animará a chicos y mayores a mover el esqueleto. Y sobre las doce de la mañana, acudirán los parroquianos a la iglesia del pueblo de La Fragosa, que está a un tiro de piedra, donde se celebrará la consabida y solemne misa, procesionando a la Santa por las calles del lugar y subiendo hasta El Cottolengo, centro asistencial regentado por unas simpáticas y humildísimas monjas

Besamanto al finalizar la procesión (Foto cortesía de Benjamín Domínguez Iglesias)

Una vez que el personal ha llenado la panza con la magra chicha y la excelente “polienta” (vino del año), los más pequeños se divertirán con los juegos programados para ellos, mientras que casados y solteros por un lado, y solteras y casadas por otro, competirán en el tiro de la soga. Por la noche, una verbena más, a cargo de la orquesta “Haldem”. El domingo, día 7, será la última jornada de fiestas, desperezándose con el “Pasacálli del aguardienti y la perrunilla”. A mediodía, se celebrará el concurso de tortillas y, luego, una descomunal paellada para todos los asistentes. Algunos apuntan que, en vez de tortillas y paellas, deberían entrar en juego otras gastronomías más propias de la comarca jurdana, que siempre atraen al viajero y al turista y son mucho más originales y más enraizadas con la tierra. Por la tarde, bajada de la imagen de Santa Ana a su iglesia parroquial.  Y para rematar la faena, el concerniente concurso de tute.

Colaboradores

La procesión se acerca al Cottolengo (Foto cortesía de Bejamín Domínguez Iglesias)

Como suele ser corriente en este territorio de Las Hurdes, tabernas, bares, hostales, restaurantes, talleres varios, industrias diversas e incluso los servicios funerarios colaboran económicamente para darle el boato y la alegría que se merecen estos  sencillos pero enjundiosos festejos de las aldeas que se camuflan entre las serranías hurdanas. En esta ocasión, han colaborado industriales de Caminomorisco, El Cerezal, La Fragosa, El Gasco, La Huetre, Martilandrán, Nuñomoral, Pinofranqueado, Riomalo de Abajo y Vegas de Coria, contando, también, con la inestimable aportación del Ayuntamiento de Nuñomoral.

Fiestas estas de Santa Ana donde los artífices de las fiestas son los mozos, los cuales, reunidos estos últimos días en el acogedor bar de Emi y de Daniel, han adobado el programa y aguardan que estos festejos llenen las calles de emigrantes y forasteros, que siempre serán recibidos con el antiguo abrazo hospitalario de estos legítimos “galgueños”, orgullosos de mostrar, allá donde quiera que van, su patente de verdaderos hurdanos.

La imagen de Santa Ana, una de las más antiguas de Las Hurdes, será procesionada por La Fragosa y Martilandrán

Procesión de Santa Ana por las aldeas del Valle del Malvellido (Foto cortesía de Benjamín Domínguez Iglesias)
Procesión de Santa Ana por las aldeas del Valle del Malvellido (Foto cortesía de Benjamín Domínguez Iglesias)

La talla policromada de Santa Ana se custodia en la iglesia parroquial de La Fragosa, alquería perteneciente al concejo de Nuñomoral. Es tenida por una imagen muy antigua y cuentan que fue traída desde el convento de Los Ángeles (siglo XIII), cuando éste cayó bajo las garras del proceso desamortizador del siglo XIX y, junto con otras tierras pertenecientes al concejo de Lo Franqueado, dentro de la jurisdicción del pueblo de Ovejuela, fueron sacados a pública subasta. Todo indica que la talla pertenece a esas vírgenes o santas sedentes, con el Niño Jesús en su regazo o entre sus piernas. Imágenes todas ellas con varios siglos a sus espaldas y que rezuman arcaísmo en sus rasgos y vestimentas.

Esta imagen de Santa Ana, que aparte de ser patrona de la aldea de La Fragosa también lo es de la de Martilandrán, será procesionada el próximo sábado, día 26 de julio, cuando se celebra su efemérides. La procesión visitará el centro asistencial conocido como el Cottolengo del Padre Alegre, donde están acogidos un buen puñado de enfermos procedentes de numerosos puntos de la geografía española.

Una buena jornada para acercarse hasta estas alquerías situadas en la margen izquierda del río Malvellido, donde se encuentra uno de los parajes más abrupta y salvajemente bellos de la región extremeña. Y si el viajero, aparte de la colorista procesión y otros pormenores de los festejos, prolonga la parada para meterse entre pecho y espaldas un buen guiso de cabrito al estilo jurdano, acompañado por una buena jarra de “polienta” (vino del año) y de postre unos “matajámbrih” con miel de la tierra, pues redondeará magníficamente tan memorable jornada.

 

 

 

También te puede interesar

Ruta al mirador de La Pregonera en Casares de Hurdes

El circuito de senderismo ‘Cáceres Camina 2017’ ha preparado una ruta por Las…

Veraneo de interior en playas de Extremadura

Extremadura es agua con 1.500 kilómetros de costa dulce que la convierten…

Disfruta del Chorreón del Tajo desde su sendero accesible

El Chorreón del Tajo, conocido como Salto del río Alavea, en Caminomorisco,…

Riomalo de Abajo y su Virgen de los Dolores

El próximo domingo, día 10 de agosto, Riomalo de Abajo entronizará a…