El Tiétar pasa por aquí

El río Tiétar nace en el término municipal de las Rozas de Puerto Real en Madrid, pero rápidamente se adentra en la provincia de Ávila y allí empieza a recibir afluentes que bajan de la Sierra de Gredos.En una parte de su largo recorrido –150 kilómetros– el río Tiétar sirve de frontera entre Castilla y León y Castilla La Mancha, después se adentra en el Norte de Extremadura y recorre toda La Vera. Sus aguas aumentan con la gran cantidad de gargantas que llegan a él y se vuelve ancho y caudaloso, así lo vemos pasar bajo los puentes de la autovía que une Navalmoral de la Mata con Plasencia. Por su anchura, en verano sus orillas tienen poca profundidad, quizás por eso se ven con frecuencia pescadores con sus cañas y niños saltando entre sus aguas. Al final, el río se concentra en una presa en el maravilloso entorno del Parque Nacional de Monfragüe, allí se aplana y brilla al sol, hasta que sus aguas terminan en el Tajo y viajan hasta Lisboa para encontrarse con el mar.

Sobre el porqué del nombre Tiétar para este río, los estudiosos no se ponen de acuerdo, algunos opinan que es el nombre de un ave, otros que es de origen árabe, sin embargo, Fulgencio Castañar se atreve a afirmar en su libro Conozca el Valle del Tiétar,  que el nombre procede la término hispanorromano Tetarum y aludía a un final pantanoso antes de unirse al Tajo, pero esos eran otros tiempos. Los cierto es que el Tiétar define la comarca de La Vera y su recorrido es también el devenir de su historia.