El Carvajal Girón, un hotel con encanto

Cruzar el umbral del Hotel Palacio Carvajal Girón es como viajar en el tiempo. Aunque puedas conectarte a su wifi porque los tiempos se imponen, ya solo el imponente edificio de finales del siglo XVI invita a vivirlo despacio. Un lujo de estos tiempos vertiginosos que se puede dar el viajero que llega a Plasencia en busca de emociones. En pleno centro histórico, la plaza de Ansano, y con vistas a la Catedral Nueva, sentirá la Historia en sí misma que se adivina a cada paso en este hotel con encanto que ha sabido conjugar el pasado con la comodidad de hoy en día.

Podrá acceder en coche hasta la misma puerta pese a estar situado en el casco viejo y recibirá un trato personalizado desde el momento en que llegue a la recepción, que está ubicada en un zaguán al que da paso una fachada de sillería almohadillada. El equipo del hotel le acompañará a alguna de sus 28 habitaciones, todas diferentes y a cual más sorprendente. Tiene cinco suites, ocho Gran Clase y quince estándar para elegir. Las hay hasta con chimenea original de la época; con bañera y ducha bajo un techo abovedado que solo ambas ocupan lo que una habitación en un hotel convencional; con terracita que mira a la Catedral; un patio como acceso que parece un rinconcito en la Provenza…

Palacio Carvajal Girón

Palacio Carvajal Girón

No hay ninguna habitación igual a otra y uno va encontrando elementos arquitectónicos del antiguo palacio salpicados a lo largo del hotel con detalles como los artesonados, los suelos de cenefas o los muros de piedra que han sido conservados en muchos rincones o con el propio atrio, convertido en la cafetería donde puedes encontrarte con un concierto de piano; la escalera de cantería que lleva hasta una preciosa galería con azulejos talaveranos del siglo XVII; las caballerizas, hoy salón reservado para eventos donde se aprecian los separadores de los caballos, o la coqueta piscina climatizada en las antiguas bodegas que bien recuerda a un baño turco.

Palacio Carvajal Girón

Palacio Carvajal Girón

La decoración es exquisita. Respetuosa en la rehabilitación del palacio, pero minimalista con colores cálidos y en perfecta armonía con el edificio. Sin recargamientos y cuidando el acabado  hasta de los interruptores, al modo de las antiguas llaves de luz.

planVE

La catedral de Plasencia, desde la terraza del Palacio Carvajal Girón

Todo al detalle, como es la marca de la casa del grupo Huerta Honda que lo dio forma hace dos años y medio aunque ahora ha pasado a manos del Grupo Arrey, y que lo ha convertido en el hotel preferido de destacadas personalidades internacionales que se han dejado ver por el centro de la ciudad, que está a un paso del hotel. Y lo que lo hace también un lugar de encuentro para un placentero café, un desayuno o un almuerzo sin tener que estar alojado, para un brindis con la catedral iluminada en la terraza que hacia allí mira y que solo cierra al púbico en invierno, para un evento profesional en los antiguos salones familiares del palacio o para una boda, un motivo especial por el que puedes reservar el hotel entero. Tiene cuatro estrellas, pero siempre en la vida puede haber una ocasión para disfrutar de un hotel que es, además, Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento. publirreportajes