Sobre zapateros y carpinteros en Malpartida de Plasencia

Como cada verano, y van 13 años ya, el Colectivo Cultural Chinato, con la colaboración del Ayuntamiento y muchas personas anónimas han organizado una exposición para homenajear a nuestros antepasados, su forma de vivir y trabajar. Este año LOS ZAPATEROS Y LOS CARPINTEROS son los protagonistas de las historias clavadas con formones, clavos y berbiquies.

Cada pieza allí expuesta tiene el roce y el sudor de las manos grabados en sus mangos. Maderas curtidas y pieles bien sobadas por el uso.

No hace muchos años podrían trabajar en Malpartida de 4 o 5 zapateros a la vez. Cuando el calzado se reparaba a mano. Y no se sustituía por otro hasta que no llegaban tiempos de bonanza o se hacían adultos. La labor del zapatero se movía entre el trabajo de un sastre y la de un escultor. No es fácil calzar un pie para que resista los pasos y las horas del caminante.

De igual modo, el carpintero trabajaba con unas herramientas que por sí solas muestran una belleza intrínseca. Sus formas, y el paso del tiempo las convierten en utensilios cargados de fuerza, valor e historia.

Sorprende la larga lista de nombres y apellidos dedicadas a su oficio: el de zapatero o carpintero, y a su buen hacer.Y por eso hoy se les recuerda.

Si aún quieren ver esta curiosa exposición, en el colegio público Fray Alonso Fernández el domingo, 13 de agosto,  de 11 a 1 pueden visitarla.

Texto y fotos de María Jesús Manzanares para su columna Vuelan Miradas

Publicado el 12 de agosto de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *