Turismo cultural en Extremadura a un paso de Portugal

La Raya extremeña que durante años fue una frontera es a día de hoy un lugar de encuentro entre vecinos lusos y extremeños. Las relaciones comerciales, familiares y culturales son un lazo de unión entre dos países que guardan muchas similitudes.

Las fortalezas y castillos que encontramos de norte a sur son testigos de los avatares históricos que vivió esta tierra.  Lo que nos une es mucho más que lo que nos separa y a escasos kilómetros de la raya encontramos una oferta cultural que en muchos casos mantiene unos vínculos muy arraigados con nuestros vecinos lusos. El idioma, los nombres de las calles, los guisos o los dulces típicos fusionan las dos culturas.

A fala en el Val de Xálima

En el Valle de Jálama de la Sierra de Gata el legado luso se conserva en su manera de hablar. En las tres localidades que conforman este valle se mantiene un lenguaje propio, a fala, una lengua romance del subgrupo galaico-portugués a un paso de Portugal. Recorrer las calles de ‘os tres lugaris’, San Martín de Trevejo, Eljas y Valverde del Fresno, es disfrutar de la arquitectura tradicional y su riqueza paisajística mientras el agua de los arroyos mana del Jálama que le da nombre.

La convivencia entre extremeños y portugueses se mantiene viva en la fiesta de las castañas que se celebra entre Eljas y Foios en torno a la festividad de Todos los Santos.

puente-de-alcantara

 Alcántara y su pasado romano

Alcántara en particular, y Extremadura en general, presumen de tener uno de los puentes romanos mejor conservados del mundo. El arquitecto romano Cayo Julio Lacer construyó esta obra de infraestructura para salvar el río Tajo en el siglo II y hoy en día es uno de los monumentos y rincones más visitados de la región y con varias leyendas entre sus piedras. La visita a Alcántara nos invita a conocer sus casas señoriales y palacios, el conventual de San Benito y de paso, probar el delicioso dulce ‘mormentera’ a base de miel y almendra.

Coria y el puente sin río

Hay diversas teorías que explican por qué el puente medieval de Coria no tiene agua. Fechado en 1518 y construido sobre un anterior puente romano, se construyó para salvar el río Alagón, pero hoy en día se levanta sobre huertas de ribera. Algunos documentos hablan de la crecida invernal a mediados del siglo XVII que provocó el desvío del río a su actual cauce. Otros atribuyen el desvío del Alagón al grave terremoto que destruyó Lisboa en 1755 y que agrietó la Catedral cauriense.

Es imprescindible hacer una parada en la Catedral de Coria que alberga una curiosa y llamativa reliquia: el mantel de la última cena. Una pieza de lino de más de cuatro metros, de color blanco y con sencillos adornos en azul. Se sabe que data del siglo I y que es de fabricación arábiga.

PLANVE PALANCAR 2

El convento más pequeño del mundo, el Palancar

En el Valle del Alagón, a medio camino entre Torrejoncillo y Cañaveral, encontramos el convento más pequeño del mundo: El Palancar, en Pedroso de Acim. Fundado en 1557 por San Pedro de Alcántara, fue su austero refugio. Con apenas 72 metros cuadrados, su claustro se recorre en tan sólo tres pasos. Llama la atención la sencillez de las celdas que carecen de ventanas y de ornamentos. Hoy en día es un lugar de retiro, de meditación y de peregrinación.

Valencia de Alcántara y la Boda Regia

Valencia de Alcántara es el ejemplo vivo de las excelentes relaciones entre lusos y extremeños.

Foto de la web bodaregia.es

Foto de la web bodaregia.es

Desde hace doce años el municipio cacereño y la villa lusa de Marvâo celebran a primeros de agosto las jornadas transfronterizas que culminan en la representación de los esponsales entre la infanta Isabel, primogénita de los Reyes Católicos, y el rey de Portugal, Manuel I, el Afortunado, la Boda Regia.

Es una excelente oportunidad para trasladarnos a la España de 1497 y sumergirnos en la Edad Media con esta Fiesta de Interés Turístico Regional y visitar el castillo fortaleza y la iglesia de nuestra señora de Rocamador. Las casas palaciegas y señoriales salpican el barrio gótico-judío e invitan a recorrer sus calles.

Badajoz y su pasado árabe

La capital pacense organiza a finales de septiembre una de las fiestas más singulares del calendario extremeño que fusiona historia y cultura con gastronomía, música y arte: Al Mossassa.

Ayuntamiento de Badajoz

El pasado de la ciudad y su esencia islámica son capaces de transformar el casco antiguo y convertirlo en un zoco inundado de puestos de alimentación o artesanía bereber. El fundador de Badajoz, Ibn Marwan, fundó también la población lusa de Marvâo y precisamente Al Mossassa y sus raíces árabes se extienden al otro lado de la raya con múltiples actividades.

La parada en Badajoz requiere una visita obligada a la muralla islámica de la Alcazaba y la Catedral. Otros de los rincones para perderse y completar la visita a la ciudad es la plaza Alta y la Torre de Espantaperros en una de las ciudades más vinculadas a Portugal de toda Extremadura.

El folclore de Fregenal de la Sierra

Cada verano desde hace 35 años, Fregenal de la Sierra se convierte en un crisol de culturas donde la música y el folklore son el nexo de unión. Se trata del Festival Internacional de la Sierra, Fiesta de Interés Turístico Regional, que se manifiesta como una expresión de alegría y tolerancia donde conviven personas de diferentes razas y creencias en un ambiente festivo.

planve_sel-fregenal-04La visita a Fregenal nos invita a descubrir su conjunto histórico artístico, digno de visitar para perdernos por su muralla y recorrer iglesias, santuarios y fuentes mientras as plazas y casas señoriales nos guían hasta el castillo fortaleza templario.

Olivenza, pasado y presente portugués

Olivenza fue municipio portugués durante cinco siglos y hace sólo 215 años que pasó a pertenecer a España, lo que ocurrió tras la Guerra de las Naranjas en 1801. En esta localidad se vive de manera especial esta peculiar situación histórica y es considerada ciudad hermana por los vecinos portugueses. De hecho, la decoración con azulejos, el arte manuelino, los nombres de las calles o la gastronomía revelan su pasado.

Al visitar la ciudad amurallada podemos ver Torre del Homenaje con sus 37 metros de altura y recorrer su ciudadela accediendo por la puerta del Calvario. En Olivenza es obligada la visita a la iglesia de la Magdalena de estilo manuelino y recorrer su muralla para fotografiar la puerta de Alconchel.

La fiesta medieval de Alburquerque

El castillo de Luna de Alburquerque juega un papel fundamental en los acontecimientos de la localidad y también lo hace en el Festival Medieval que se celebra cada verano trasladándonos a la vida cotidiana de los cristianos, judíos y árabes de la Edad Media.

castillo-alburquerqueEl barrio intramuros ofrece una apretada agenda con mercados, pasacalles, conciertos y representaciones para revivir la historia de amor entre Doña Inés de Castro y Don Pedro Cruz. Visitar Alburquerque es apreciar los baluartes defensivos, conocer sus ermitas e iglesias o perderse por el barrio gótico.

La Pasión de Oliva de la Frontera

Una de las citas culturales rayanas de mayor devoción y religiosidad se vive en Oliva de la Frontera durante la representación de su Pasión Viviente declarada Fiesta de interés turístico regional.

El municipio pacense se convierte en la Jerusalén del siglo I para contarnos las últimas horas de la vida de Jesús de Nazaret. Una representación a pie de calle donde los actores y figurantes se entremezclan con el público asistente. El paso de distintas civilizaciones por su territorio dejó huella aunque pocos restos han llegado hasta nuestros días. Es interesante conocer los monumentos religiosos y visitar el santuario de nuestra señora de Gracia, así como la iglesia parroquial y la ermita.

A pocos kilómetros de una raya imaginaria, camino de tierras portuguesas, encontramos cultura, patrimonio, historia y la fusión de dos países que tras muchos años de vivir de espaldas, ahora se miran de frente.

Cultural tourism just a step away from Portugal

Publicado diciembre 2016

Junta de Extremadura reportajes 2016 anuncio 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *