Bitacora verata

Noviembre, un mes marcado por Carlos V en Extremadura

Termina noviembre, un mes marcado por la llegada del Emperador Carlos V a Extremadura y La Vera, donde llega, concretamente a Jarandilla, el 12 de noviembre de 1556, con los días contados para la celebración de la Inmaculada y los famosos Escobazos, el día 7 de diciembre, que ya se celebraban en aquel tiempo.

Previamente el día 11, pernoctó en Tornavacas, (nombre preferido por sus habitantes al antiguo de Villaflor de las Cadenas) y la localidad celebró esta fiesta dentro del programa general del Valle del Jerte sobre la Otoñada 2016.

Este año, la llegada y pernoctación del Emperador y su cortejo en Tornavacas se ha celebrado el día 19. Y, dentro de la programación, que incluía la recreación de la solemne entrada y recibimiento de Carlos V, al que acompañaba un mercado ambiental de la época, conferencia, música, visitas guiadas por la localidad y degustación de platos típicos, todo ello organizado por el Ayuntamiento, a mí me tocó pronunciar la conferencia sobre Carlos V y las mujeres o las mujeres en la vida de Carlos V, que es el título de uno de mis libros dedicados a su persona.

Conocía Tornavacas de paso pero la ocasión me ofreció la oportunidad de acceder, aunque fuera por poco tiempo, a su interior: no solo a su arquitectura sino también a vivir la hospitalidad de su gente.

Y así, de la mano de su joven alcalde, José Antonio Recio, y el dinamizador cultural, procedente del mundo del teatro, Germán Mira de Cabo, junto con otros paisanos visitamos su bella iglesia, contemplamos el paraje del municipio cercanos a la Garganta de los Infiernos, y recorrimos algunas de sus empinadas calles y, entre ellas, en la que está ubicada la casa en la que pernoctó Carlos V antes de atravesar la sierra hasta llegar a Jarandilla, camino de Yuste.

En la conferencia hablamos de esta semblanza pero nos referimos especialmente el tema elegido para la charla-coloquio, sobre el Emperador,  y las mujeres que le rodearon. Mujeres con las que se educó, a las que él respetó, cuidó y puso al frente de cargos de responsabilidad y gobierno: a su tía Margarita de Austria, a su esposa Isabel, a varias de sus hermanas, a su hija Juana, a su abuelastra Germana de Foix, etc. aparte del respeto y consideración que siempre tuvo con su madre, conocida por Juana la Loca, que a pesar de sus perturbaciones, siempre ostentó su título de reina. Como conclusión, después de un breve recorrido por las relaciones con estas y otras mujeres, destacamos la relevancia y personalidad de la figura del Emperador, adelantándose en la importancia y papel de la mujer en los estamentos de aquella sociedad y aquellos reinos, sobre todo los hispanos, contra el machismo, imperante aún hoy, pero preponderante en aquella época.

Un personaje, en suma, que hemos de cuidar en nuestra tierra, a donde quiso retirarse, un mes de noviembre de 1556, hace ahora 460 años.

publicidad Alcor del Roble hotel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *