El turismo cinegético está de moda en Extremadura

Cazar en Extremadura está de moda y no solo entre la realeza, sino que realmente mueve hasta 70.000 licencias entre aficionados de toda condición que eligen disfrutar su deporte favorito entre encinas, alcornoques o jaras y en medio del monte, en sierras salvajes o en llanos impresionantes. Porque eso es lo que marca la diferencia, la variedad de ecosistemas donde el cazador entra en contacto con la naturaleza en una ceremonia que acaba siendo social desde el madrugón hasta la comida en grupo tras patear durante horas un campo donde se detiene el tiempo.

Esa es la sensación única que describen los aficionados y que llena los pueblos extremeños desde finales de septiembre, cuando arranca la temporada de conejos hasta principio de enero en caza menor, y de octubre a febrero en caza mayor. Un reclamo que contribuye a desestacionalizar  el turismo y que aunque en escapadas cortas de fin de semana o puentes generalmente, mueve en torno a 400 millones de euros al año, lo que representa un 2,5 por ciento del PIB regional, según estimaciones de la Federación Extremeña de Caza.

planVE

La caza en Extremadura, desde el cazador de toda la vida hasta capricho de la realeza

Datos que dan idea de la potencia de un sector que atrae cada vez más a un turismo extranjero. El portugués históricamente a la cabeza, más interesado en caza menor, pero también cada vez más ingleses atraídos muy especialmente por la modalidad de perdiz al ojeo que allí no existe así como franceses y alemanes, enamorados de las monterías, también únicas en España. Hasta la realeza, como Carolina de Mónaco o los príncipes de Bélgica, eligen Extremadura, donde se calcula que se dan al año alrededor de 1.800 monterías de todo tipo y condición, según cálculos de la recién creada Asociación de Turismo Cinegético (Tuciex), pionera en la integración de todos los sectores asociados a la caza, conscientes del motor de desarrollo económico que representa

La variedad de paisajes, el plus de cazar en Extremadura

Se calcula que la caza genera más de 90.000 jornales en temporada en un sector muy profesionalizado y que mima al aficionado en batidas de un mínimo de 150 euros hasta más de 3.000. Luego para todos los bolsillos entre aficionados que pueden elegir entre cazar en las grandes extensiones abiertas de La Siberia extremeña, los llanos de la Sierra de San Pedro y Tajo Internacional, parajes tan emblemáticos y exuberantes, para sorpresa de no pocos viajeros, como los Ibores, Villuercas y Jara, Monfragüe y hasta la vecina Gredos, con su cabra, única en su especie.

Niña probando uno de los productos de Cárnicas Dibe en la I Feria de la Caza de Malpartida

Niña probando un producto de Cárnicas Dibe en la I Feria de la Caza de Malpartida de Plasencia

Lugares donde sectores vinculados a la caza, desde las aseguradoras hasta los alojamientos y restaurantes pasando por un amplio abanico, se benefician de un sector que deja otra huella en el extranjero como son las exportaciones de carne de caza con empresas tan señeras como Cárnicas Dibe que, desde El Gordo, venden a toda Europa e incluso los desmogues a Asia para medicinas y llegan a tener a 130 trabajadores en campaña así como un centenar el resto del año.

Gastronomía de caza “made in” Extremadura y ferias profesionales

Degustación de caldereta de venado en una feria regional de caza

Degustación de caldereta de venado en una feria regional de caza

Si bien en Extremadura también la gastronomía se suma como atractivo al turismo cinegético con cartas en los restaurantes donde no pueden faltar desde perdices, codornices o liebres hasta ciervos o embutidos. Platos elaborados al estilo tradicional o con sello gourmet y que también se pueden degustar en ferias como las tres que se celebran en 17 días desde mediados de septiembre. La más veterana, en Badajoz, la Feria Hispano Portuguesa de la Caza, Pesca y Naturaleza Ibérica ya con XXVI ediciones; la X Feria del Turismo de Caza y Pesca de Helechosa de los Montes y la I Feria Gastrocinegética de Malpartida de Plasencia. Sin desmerecer otras como la del pequeño municipio de Ahigal, la Feria del Perro y la Caza, que desde hace 17 años viene a ser el anticipo de la temporada de caza menor. Ferias que se suman a la promoción que la Dirección General de Turismo tiene previsto potenciar para mayor posicionamiento del turismo cinegético de Extremadura.

Exhibición de ave rapaz en una feria regional de caza

Exhibición de ave rapaz en una feria regional de caza

Temporada de caza en Extremadura: desde finales de septiembre la primera, la caza menor y hasta febrero la caza mayor.

Ferias profesionales de caza: durante el mes de septiembre

audios verde

Publicado en septiembre de 2016

Hunting tourism in fashionable in Extremadura

Junta de Extremadura reportajes 2016 anuncio 3

 

3 pensamientos en “El turismo cinegético está de moda en Extremadura”

  1. Excelente reportaje, que nos muestra la caza como una fuente de ingreso ,a la vez cultura gastronomica y turismo rural. Como cazador agradezco que se de a conocer el mundo de la caza como un deporte que nos acerca mas a la sociedad.
    Enhorabuena y seguir haciendonos disfrutar de todos vuestros trabajos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *