Piscinas naturales con vistas al Valle del Jerte

El Valle del Jerte es mucho más que cerezos, en verano es un paraíso donde bañarse de piscina natural en piscina natural saboreando, eso sí, las ricas cerezas de temporada. Un destino al que exprimir todo el juego porque solo darse un baño en parajes donde la naturaleza está en estado puro es un placer para los sentidos, que se puede repetir cada día en innumerables charcos, pozas y cauces de agua cristalina procedente del deshielo y donde se puede practicar también barranquismo, kayak o piragüismo como complemento a la escapada con empresas especializadas.

No hay tiempo para aburrirse en verano en el Valle del Jerte, y no solo por las fiestas de los pueblos con sus tradicionales verbenas, sino porque cada baño es distinto y dependerá de las vistas que se tenga al Valle del Jerte, exuberante también en esta época. Por lo que se puede trazar una ruta de zonas de baño de lo más accesible a lo largo de la N-110 y en los pueblos que salen a uno y otro lado del Valle del Jerte, pero también se pueden explorar lugares más recónditos para disfrutar en familia, en pareja, con amigos o “single”.

Bañistas andando por Los Pilones de Jerte

La espectacular Garganta de los Infiernos en Jerte

Popularmente llamada Los Pilones, se encuentra entre las mejores piscinas naturales del mundo en opinión de los propios usuarios de portales y publicaciones especializadas. La razón, las grandes pozas creadas por la erosión del agua en las rocas de granito que la hacen excepcional, su espectacular ubicación en plena Reserva Natural y la calidad de las aguas.

Hay empresas que lo mismo que te suben en coche, te guían a los Pilones más escondidos o te llevan a hacer barranquismo, pero también se puede subir desde el centro de interpretación de la reserva en Jerte caminando, teniendo precaución con la hora y el calzado, por entre bellísimos robledales a lo largo de tres kilómetros bien señalizados y acondicionados cuyo premio es disfrutar de un baño único, apto también para niños  convenientemente acompañados por adultos porque la tentación de deslizarse por semejantes toboganes de la naturaleza es muy grande, pero el riesgo también existe. Coordenadas: 40.199903, -5.745867

En Jerte, otra opción más accesible es la piscina natural del Nogalón, a escasos metros del pueblo, dotada con aparcamientos, chiringuito, merenderos, columpios y hasta zona de césped donde sestear a la sombra natural de un árbol.  Coordenadas del Nogalón de Jerte: 40.220665, -5.750127.

Los Pingueros de Tornavacas, el mirador del Valle del Jerte

Piscina natural Los Pinguieros de Tornavacas

Tornavacas tiene una coqueta piscina natural en uno de los pocos espacios llanos del pueblo que es todo un mirador al Valle del Jerte. Un lujo bañarse donde nace el río Jerte y encima no le falta detalle con acabados rústicos que se integran en el paisaje. Hasta dos espacios y una hilera de árboles que separa el área de columpios con un chirinquito en lo alto. Coordenadas: 40.256572, -5.686030

La ribera de Cabezuela del Valle

Tiene Cabezuela a lo largo de la N-110 varias zonas de baño como la célebre Pesquerona, frente a la oficina de Turismo; El Simón un poco antes de llegar hasta esta; La Picaza, frente al Museo de la Cereza y el Vaho, a donde se llega por una vía asfaltada que va en paralelo al río desde el mismo museo. Toda una sucesión de piscinas naturales que disponen de fáciles accesos, aparcamientos, chiringuito e incluso zonas de césped que las hacen muy cómodas y accesibles. Coordenadas de la oficina de turismo: 40.198923, -5.801200

La playa de Navaconcejo

Tomando el sol en la piscina de La Mora en Navaconcejo

Navaconcejo ofrece varias zonas de baño una a continuación de otra en paralelo a la N-110 que responden a nombres que la sabiduría popular ha tenido el acierto de mantener. Salvo Benidorm, que es el más moderno y está más cerca del cámping, dotado también con charco propio, los demás se llaman El Cristo, junto a una amplia zona de terrazas, así como el El Pilar, La Cuna y La mora más arriba del último puente del pueblo y el que hay que tomar para ir a la ruta de las Nogaledas. Todos estos últimos con arena y muy cerca aparcamiento así como los bares del pueblo. Coordenadas del Pilar: 40.179668, -5.827799

Niña en la piscina natural del Pilar en Navaconcejo

El Benidorm, de Benito y Dorotea

Todo un clásico de los baños en el Jerte es el charco situado justo debajo del puente que conduce al Torno, Benidorm, llamado así, dicen, porque Benito y Dorotea fueron los dueños del chiringuito que lo popularizó en los años 70. Coordenadas: 40.112108, -5.944247

Valdastillas, más íntima

Garganta Bohonal de Valdastillas

La Garganta Bohonal tiene dos modalidades, un charco aguas arriba en estado más salvaje, y otra en forma de piscina natural a donde se accede desde la calle Piscina para tomar luego el desvío a una pista asfaltada y a unos 500 metros, a la derecha siguiendo las marcas verdes y blancas de la ruta de la Cascada del Caozo, la cual pasa por esta piscina natural. Se puede llegar en coche y mejor no encontrarse con otro de frente por la dificultad para dar la vuelta, pero el premio es un paraje íntimo en plena naturaleza sin chiringuito, pero con merendero. Coordenadas de la Garganta Bohonal: 40.134938, -5.872791

Las Camellas, un edén en Barrado

Piscina natural Las Camellas de Barrado

Pequeña, pero salvaje piscina natural en la Garganta del Obispo que tiene más apariencia de charco y a la que hay que llegar a pie por un tramo sin dificultad. Lo más difícil es encontrar el desvío, saliendo hacia Piornal por un camino de tierra a la izquierda sin señalizar por lo que es conveniente preguntar a los vecinos, que suelen acudir por las tardes a bañarse dándose un paseo. Coordenadas: 40.091162, -5.872557

Foto de cabecera, niño buceando en El Simón, en Cabezuela del Valle

Publicado en julio de 2016 con el patrocinio de Aeefor, la Asociación Extremeña de Empresas Forestales y de Medio Ambiente

Aeefor

Aeefor

Un pensamiento en “Piscinas naturales con vistas al Valle del Jerte”

  1. Hay muchas piscinas naturales o charcos donde bañarse, pero creo que muchas de ellas decepcioaran a los turistas, hay lugares de baño, muchos de ellos que son difíciles de localizar, difícil su acceso, difícil o imposible aparcar, los hay que no es verdad la calidad de sus aguas, pocos es cierto e incluso tengo un par de desagradables anécdotas con los vecinos al parecer dueños de los lugares. Siento ser tan derrotista, pero creo que hay cosas que si no las decimos no mejorarán y es fácil mejorar, sobre todo la información y !a señalización. Mis felicitaciones por vuestra extraordinaria página

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *