Vive una visita de cuento en Robledillo de Gata

En la sierra de Gata, pero pegando a Las Hurdes, Robledillo de Gata lo tiene todo. El viajero que hasta allí se encamina seguro que se espera la belleza de sus paisajes, o lo irá comprobando, pero lo que descubre es, además, una de las mejores muestras de la arquitectura popular que se conserva en Extremadura. Por algo tiene la categoría de Conjunto Histórico-Artístico y ese aire de autenticidad y hospitalidad que se adivina en sus vecinos, alrededor de 80, pero que en verano se cuentan por cientos. Por no hablar de su rica gastronomía en la que se esmeran sus numerosos alojamientos rurales, donde lo primero que te ponen en la mesa es el excelente aceite de la comarca.

Debería ser una visita imprescindible en el Norte de Extremadura para perderse entre sus túneles e imaginarse dentro de un cuento por lo que se trata de una escapada ideal con niños en toda época del año. Medio escondido entre paisajes agrestes en lo alto de la sierra se halla un tesoro cuya localización fronteriza ha contribuido a conservarlo en perfecto estado. Aunque también más desconocido porque es un lugar, Robledillo, al que no se llega de paso, sino porque se quiere llegar.

Y todo el mundo debería querer llegar  y disfrutar, además, de una típica ensalada de naranjas con aceitunas negras y huevo cocido bien regada de aceite y pimentón. De la que dan buena cuenta los senderistas, habituales de la comarca, como cuenta Caridad Hernández, de Casa Manadero, que en este adelantado otoño les organiza también recolecciones y degustación de setas. Caridad es la cabeza visible de Turisgata, la asociación profesional de turismo de la comarca.

En esta pintoresca localidad no falta tampoco un museo, pero uno tan singular como sus calles y su patrimonio arquitectónico como es el Museo del Aceite, uno de los diez museos imprescindibles del norte de ExtremaduraEl llamado Molino del Medio se levanta en un edificio de origen medieval cuyos propietarios pusieron todo el esmero en conservar como muestra de un molino hidráulico al completo.

Lo dicho, Robledillo lo tiene todo. Y hasta alcanzarlo, en el Valle del Árrago, se atraviesan otras dos poblaciones dignas de ver como son Cadalso y Descargamaría. En esta última todavía hay quien recuerda sus chapuzones en una piscina natural con aires modernistas por sus azulejos de colores…

Conoce otro rincón de la sierra de Gata:

Trevejo, un rincón de sierra de Gata